Salud

Actitud positiva en 2018

Expectativas. A pesar de cualquier reto, incrementar la capacidad para tolerar y encausar situaciones de estrés o frustración, ayudará a mantener el bienestar del cerebro y de la salud en general

El negativismo, los malos modos y quejarse de todo, además de que afectará tu salud, tampoco permitirá hacer cambios para bien en la vida, siendo el cerebro el primer órgano que se dañará más.

Mantener la calma y aceptar el diario acontecer con filosofía en un año que de antemano se anuncia incierto será tarea por demás difícil; sin embargo, no hacerlo,  o ni siquiera intentarlo, podría agravar una situación compleja.

Por ejemplo: los aumentos a los precios del dólar y la gasolina, así como el incremento de la inflación son algunas de las causas por las que varias familias tendrán más limitado su poder adquisitivo, merma que también afectará su capacidad de pago.

Este escenario, que tendrá lugar en varios hogares de México, podría ser el detonante de corazones infartados, accidente cerebrovascular y deterioro neuronal de consideración, entre otros trastornos, con lo que los compromisos de pago tendrán una deuda adicional al tener que cubrir los gastos médicos.

El terapeuta Jorge Franco, quien es experto en el manejo del diagnóstico celular mediante el sistema Es-Complex, explica que cuando rondan pensamientos negativos en el cerebro, la primera reacción química del organismo es la secreción de ácido clorhídrico, con lo que se hacen presentes la gastritis y las úlceras.

Por otra parte, cólera, apatía y estados de ánimo similares tienen una incidencia directa en el cerebro, pues una vez que rompen con el equilibrio de las sustancias químico-cerebrales, se presentan alteraciones en la conducta y al mismo tiempo el desajuste de neurotransmisores repercute en otros órganos del cuerpo humano.

La falta de control de las emociones es otra forma de debilitar las defensas del cuerpo humano y para dimensionar las consecuencias que esto puede tener, se destaca que en el medio ambiente flota otra amenaza para la salud de los mexicanos, pues diariamente están expuestos a doce mil productos xenobióticos.

Esto quiere decir que al cuerpo humano ingresan sustancias químicas que son ajenas a la vida, por lo que al no poder desecharlas, las almacena, dando lugar a los diferentes tipos de cáncer. En este sentido se estima que en promedio, en el cuerpo de un ciudadano están acumulados setecientos químicos industriales, los cuales tienen diferentes efectos adversos en la salud.

REACCIÓN PROACTIVA. El cerebro es el órgano más vulnerable del ser humano, pues además de estar expuesto a los contaminantes ambientales que contribuyen directamente a su envejecimiento, la estabilidad también dependerá de los estilos de vida que lleven las personas. Aunado a esto, como es el órgano que más oxígeno demanda, también es el que mayor exposición tiene ante los efectos del estrés oxidativo.

Al respecto, el médico canadiense Jimmy Gutman, especialista en procesos celulares, comentó que desde 1888 se descubrió que el glutatión es una sustancia que el cuerpo humano produce de manera natural y que ayuda a regular el envejecimiento de todas las células del cuerpo, incluyendo a las neuronas.

Apunta que el glutatión cumple con distintas tareas, entre ellas brinda al ser humano mayor capacidad para desempeñar diversas actividades, así como lo ayuda a recuperarse del cansancio en menor tiempo. “La mala noticia es que la producción de glutatión comienza a decrecer a los veinte años, y disminuye uno por ciento cada año”, advierte el galeno.

Para revertir la deficiencia de glutatión, en el mercado existen diferentes suplementos alimenticios con esta sustancia, la cual además de revertir el estrés oxidativo, también funciona como agente depurador. El glutatión tiene un efecto quelante con el que hace que se disuelvan los metales pesados en el organismo como por ejemplo Cadmio, Mercurio y Arsénico, elementos que causan severos daños en sistema nervioso central, riñones e hígado.

Además del glutatión, el doctor Gutman comentó que existe otro elemento que potencia la función cerebral, se llama Fosfatidilserina (PS) y podría equipararse con la sustancia ficticia Soma, la cual se cita de la obra El mundo feliz de Aldos Huxley, pues ésta brindaba lucidez, concentración y calma a quien la ingería.

“PS es un fármaco inteligente o potenciador cognitivo que mejora la función cerebral, en particular la memoria, creatividad, motivación y concentración, es decir, aumenta la agudeza mental”, indica el doctor Jimmy Gutman. De acuerdo con un estudio realizado por una de las empresas que comercializa PS, tras tres meses de consumo, las personas incrementan significativamente su memoria y concentración al grado que pueden realizar varias tareas al mismo tiempo.

Aunque glutatión y PS podrían potenciar las capacidades y habilidades de cada persona, así como mejorar la salud en general, habría que hacer uso de los recursos personales para lograr tener una mayor tolerancia ante la frustración y canalizar las emociones para que éstas no repercutan en el organismo.

En este sentido, el psicólogo y conferencista Omar Villalobos señala que el cerebro humano tiene tres características con las que puede hacerse valer ante cualquier adversidad e incluso posicionarse en un nivel superior. La primera es que la masa encefálica sigue indicaciones, esto quiere decir que si de manera explícita se le dan instrucciones, las asumirá como tal y las ejecutará.

La segunda característica es que cada cerebro interpreta la información que recibe, por lo que agresiones, adversidades o cualquier otro agente contaminante que perciba, puede ser transformado en un estímulo positivo para que de esta manera pase desapercibido o por lo menos no lo afecte.

El último rasgo de la mente humana es que el cerebro, en el inconsciente, no distingue entre la realidad y la fantasía, razón por la que es engañado por la mercadotecnia, la religión, la familia, entre muchos otros. Ante este hecho Omar Villalobos sugiere: “Ahora engáñalo tú para generar circunstancias a tu favor”.

Imprimir