Christoph Keplinger

El científico liderea a un grupo de ingenieros que lleva su disciplina al escalón más alto: con diseños de alta tecnología quieren lograr la fabricación de músculos, dotar a partes robóticas de la sensibilidad que nos permite usar las manos para apretar con fuerza una pelota de beisbol y para rozar suavemente la mejilla de un ser querido. Sus creaciones van más allá y replicarán lo que hacen los miembros de otros animales. Es emocionante pensar que veremos esto hecho realidad.

 

Imprimir

Comentarios