Rahel Levin Varnhagen. El valor de la inteligencia femenina para una filosofía de la comunidad

Rafael García Pavón

Antoine de Saint-Exupéry, el famoso autor de El Principito, en su prefacio a su libro Tierra de Hombres, relataba que la vida humana, como inteligente y espiritual, es una búsqueda constante de encuentros con el mundo para tener un sentido, una visión o una concepción del mismo. Y ¿qué es aquello que ilumina estos lugares íntimos y que hace del mundo un hogar y no un extraño planeta? Es el cultivo del pensamiento que se realiza y se expresa a través de las diversas formas artísticas que llamamos cultura, la única que nos da un sentido para discernir el bien del mal, lo bello de lo feo, la verdad de la mentira; es decir, que nos provee un carácter, un rostro personal, por el cual podemos hablar, pensar y relacionarnos con un nombre propio.

Este es el valor del libro Rahel Levin Varnhagen. El valor de la inteligencia femenina para una filosofía de la comunidad, escrito por la Dra. Catalina Elena Dobre (Profesora-investigadora de la Universidad Anáhuac México), valor reflejado en la intención lograda de la autora de recuperar, para nuestros tiempos, a una de las más importantes mujeres que contribuyó al desarrollo de la comunidad a través de una cultura humanista: Rahel Levin Varnhagen. Rahel, junto con otras contemporáneas suyas, grandes mujeres de finales del siglo ­XVIII y de principios siglo XIX que, dentro de un contexto cultural específico de Berlín de aquella época, decidieron cambiar la mentalidad. Abrieron la intimidad de sus casas para convertirlas en salones culturales en los cuales se daban cita los grandes escritores, músicos, poetas; salones en los cuales los interesados en la cultura se unían sin prejuicios de clase, género, religión o de ideologías políticas, configurando así una visión humanista universal.

La Dra. Dobre señala con ello cómo las mujeres fueron pieza clave para la configuración del pensamiento (cultura) y de una civilización que requería formar el mundo moderno, en el cual cada individuo pueda poseer un carácter suficiente para pensar, sentir y decidir con base en su propia libertad sobre valores universales como el bien, la verdad y la belleza. Así como subraya la autora, es gracias a la peculiar forma de la inteligencia femenina que puede integrar y comprender de una forma íntima el sentido de lo racional con la afectividad, promoviendo valores como la solidaridad y la moderación que permiten el desarrollo de la comunidad. A la mano de estas mujeres, la Dra. Dobre retoma una vieja tradición y la renueva como un mensaje para nuestros tiempos: que las mujeres, si se preocupan por cultivar su espíritu, se pueden volver en la base fundamental de las civilizaciones. Y creo que esto es uno de los mensajes más importantes del libro, construido de manera valiosa y en contra de la ideología y política de género.

El espíritu del libro contiene tres ideas importantes para iluminar este mundo oscurecido de nuestros tiempos: la primera, que el pensar y reconstruir las ideas sobre una figura histórica como Rahel Levin Varnhagen, no es una tarea ociosa para la mera curiosidad histórica, sino que es un trabajo que implica ligar de nuevo el pensamiento con la vida. Segundo, que el valor de la escritura no es la de satisfacer al “gran público” sino de poder, con pasión, intuición y un lenguaje honesto y sincero, comunicar la propia búsqueda por la verdad.Y tercero, la importancia de que el pensamiento femenino no se reduzca a ser una imitación de los cánones masculinos o de las formas academicistas, sino que revalorice el modo de pensar, con carácter filosófico que se expresa de un modo íntimo, como en el estilo epistolar, en las confesiones, en los diarios o las conversaciones.

Así, la estructura del libro de la Dra. Dobre establece un modo en que la inteligencia femenina puede ejercerse como tal: inicia con la visión y crítica del libro que escribió Hannah Arendt sobre Rahel dando un punto de partida crítico; segundo, desarrolla cómo la inteligencia femenina contribuye a la formación del carácter, llamado Bildung, lo cual se desarrolla a lo largo de los capítulos del libro en dos momentos: primero, a través de la vida personal y la formación de los salones culturales de Rahel Levin Varnhagen y, segundo, en cómo ésta influyó en grandes pensadores y escritores del pensamiento moderno como fueron Goethe y F. Schleiermacher o Heinrich Heine, para, finalmente, mostrar las líneas del pensamiento ético, sobre la comunidad y resaltar la inteligencia femenina de Rahel Levin Varnhagen, culminando con el “encuentro personal”con Rahel que para la autora, representa un ejemplo de qué es capaz una mujer cuando vive su vida desde el amor, la tolerancia, la educación y el cultivo del carácter.

* Profesor-Investigador de la Universidad Anáhuac México reseña del libro Rahel Levin Varnhagen. El valor de la inteligencia femenina para una filosofía de la comunidad (IF Press: Roma, 2017), escrito por Catalina Elena Dobre.

Imprimir

Comentarios