De la Navidad a la Candelaria - Carlos Villa Roiz | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 06 de Enero, 2018
De la Navidad a la Candelaria | La Crónica de Hoy

De la Navidad a la Candelaria

Carlos Villa Roiz

Si bien la liturgia de la Iglesia Católica contempla en distintos momentos el tiempo que va desde la Navidad hasta la fiesta de la Candelaria, el 2 de febrero, cuando se recuerda la presentación del Niño Jesús en el templo, la tradición popular ha hecho un solo tejido con estas festividades, aunque por desgracia, se viene perdiendo el sentido religioso de estas celebraciones que son su auténtica razón de ser.

Hay que precisar que tanto para la Iglesia Católica Romana como para la Iglesia Ortodoxa, la Epifanía, que es como se conoce el episodio de la adoración de los Magos de Oriente al Niño Jesús en Belén, tiene un relevante sentido en el que se hace patente la Manifestación del Niño Dios al mundo pagano.

Durante la Navidad, el costumbrismo señala que luego de que las familias arrullan al Niño Jesús, esta imagen se coloca en el Nacimiento y se designa y entrega a un padrino que la devolvería con ropita nueva el 2 de febrero, Día de la Candelaria, en medio de una fiesta a la que son invitados familiares y amigos, no sin antes llevarla a bendecir a la Iglesia cumpliendo con el ritual de la presentación de Jesús en el templo.

Para ayudar con los gastos de esta fiesta, el 6 de enero, Día de la Epifanía o Reyes Magos, se parte una rosa que esconde una diminuta figura del Niño Jesús, y originalmente, una haba, y la persona a la que le toca esta distinción, aporta tamales y atole para amenizar el convivio de la devolución de la imagen del Niño Dios a la familia propietaria y también a su presentación en el templo.

Las panaderías, actualmente, introducen en la rosa varias figuras que representan al Niño Dios, para que sea un grupo de personas las que “paguen” la fiesta del 2 de febrero, pero esta celebración ha venido perdiendo su primitivo sentido, para dar paso a una simple aunque amena reunión social.

De la Navidad a la Candelaria transcurren 40 días, número por lo demás simbólico en la tradición judeocristiana. A esto se suman los cuatro domingos de Adviento que sirven de preparación para este importante ciclo cuyo momento culmen es la conmemoración del Nacimiento de Jesús en Belén.

A inicios del largo proceso de evangelización en México, a partir de 1524, cuando llegaron a Nueva España los primeros 12 franciscanos, la Epifanía se convirtió en una apasionante historia que además, fue divulgada mediante el teatro participativo. La primera obra que se conoce en México fue precisamente La Adoración de los Magos.

La tradición señala que es en esta fecha cuando se obsequian regalos y aguinaldos a los niños en memoria de los regalos que los Reyes Magos entregaron al Niño Dios: oro, incienso y mirra.

La figura de Santa Claus que esconde un profundo sentido comercial y que por lo mismo, siempre es promovida por los establecimientos comerciales, nada tiene que ver con la Navidad ni con este ciclo costumbrista o litúrgico de la Iglesia, ya que al obispo San Nicolás de Bari, quien inspira la imagen de Santa Claus, vivió en el siglo IV y la iglesia lo celebra el 6 de diciembre, en el período del Adviento.

 

Imprimir

Comentarios