Mundo

Cristianos de casi 70 países celebran la Navidad ortodoxa

Cristianos ortodoxos de casi 70 países celebraron hoy la Navidad con las tradicionales misas de medianoche y con llamados a la paz, amor y unidad, destacando los discursos del patriarca de Moscú y de toda Rusia, Kiril, así como del Papa de la Iglesia copta, Teodoro II.

La Navidad ortodoxa, declarada día festivo en Rusia tras el colapso de la Unión Soviética en 1991, sigue el viejo calendario juliano por el que todavía se rige la Iglesia ortodoxa, que no reconoció la reforma hecha por el Papa Gregorio XIII en el siglo XVI y cuyo nombre –calendario gregoriano- lleva el que utiliza la Iglesia católica.

En esta nación, el patriarca Kiril, el máximo representante de la Iglesia ortodoxa, ofició la Misa de Gallo en la Catedral de Cristo Salvador de Moscú, a la que asistió el primer ministro, Dmitri Medvedev, según las agencias locales de noticias Sputnik e Itar-Tass.

Este domingo, en una entrevista a la televisión pública, el patriarca ortodoxo pidió a los rusos votar en las elecciones presidenciales de marzo próximo, en las que el actual mandatario Vladimir Putin podría renovar su mandato, de acuerdo con las encuestas.

"Les pido a todos ustedes, incluido a los creyentes ortodoxos, que participen en las próximas elecciones presidenciales. Es muy importante", dijo el clérigo.

El mandatario ruso, en plena campaña electoral, cumplió con su costumbre de celebrar la Navidad ortodoxa fuera de Moscú, esta vez en la iglesia donde fue bautizado su padre, en el centro de su natal San Petersburgo.

“Esta fiesta proporciona felicidad y esperanza a miles de creyentes y los trae de vuelta a las fuentes espirituales, así como a las tradiciones originales y une al pueblo en torno a los valores cristianos eternos de nuestro país con la herencia cultural multisecular”, dijo.

En su felicitación a los fieles, Putin destacó el papel de la Iglesia ortodoxa en el fortalecimiento de los valores morales de la sociedad, la educación de las nuevas generaciones y la resolución de los problemas sociales.

En Egipto, el Papa de la Iglesia copta, Teodoro II, presidió la misa en la catedral de la nueva capital administrativa del país, a la que asistió el presidente Abdel Fatah al-Sisi como una muestra de solidaridad con los acosados cristianos egipcios.

“Nosotros, con la gracia de Dios, ofrecemos un mensaje de paz y amor desde aquí, no solo a los egipcios o a la región, sino al mundo entero”, dijo al-Sisi a una congregación jubilosa junto al Papa Teodoro II.

“Presten atención, ustedes son nuestra familia. Ustedes son de los nuestros. Somos uno y nadie introducirá una cuña entre nosotros”, señaló al-Sisi, que es musulmán.

Los cristianos coptos de Egipto celebraron la Navidad entre fuertes medidas de seguridad debido a los atentados que han sufrido sus iglesias desde hace más de un año.

Apenas, hace una semana dos hombres asaltaron el templo de Santa María Mina, ubicada en el distrito de Helwan, en el sur de El Cairo, con un saldo de nueve muertos.

ijsm

Imprimir