¡A buscar otro nombre! - Rosa Gómez Tovar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 07 de Enero, 2018
¡A buscar otro nombre! | La Crónica de Hoy

¡A buscar otro nombre!

Rosa Gómez Tovar

La legislación electoral permite que los partidos políticos puedan competir en las elecciones de forma conjunta a través de las coaliciones. Para ello deben cumplir con diversos requisitos como presentar un convenio de coalición, una plataforma electoral común, además de ser aprobada por los respectivos órganos de decisión de cada uno de los partidos involucrados, entre otros señalados en la ley.

Es el caso de la coalición conformada por el PRI, el PVEM y Nueva Alianza, la cual fue aprobada por el INE el viernes pasado, excepto por la denominación propuesta: “Meade ciudadano por México”, para lo cual se les otorgaron 10 días para modificarla.

Si bien es cierto que en ningún artículo de forma expresa se les impone a las coaliciones la obligación de cumplir ciertos requisitos respecto a su nombre, también lo es que toda autoridad está obligada a que los actos que convalide no sean contrarios a derecho, ya sea porque se transgreda alguna disposición legal o porque se contravengan los principios de la materia, en este caso, la electoral.

La coalición mencionada pretendía incluir el apellido paterno de quien, se prevé, será su candidato a la Presidencia, Antonio Meade Kuribreña. El INE consideró que esta forma de llamarse, y con razón, transgrede la equidad en la contienda y va en contra del sistema de partidos establecido en la Constitución.

No debemos olvidar que los partidos políticos son entidades de interés público y al coaligarse unen su capital político y lo potencian a efecto de salir lo más victoriosos posibles en la contienda electoral. El hecho de que el nombre de una coalición lleve el nombre de uno solo de sus candidatos desvirtúa la principal función de los partidos de ser el medio a través del cual un grupo de ciudadanos organizados puede acceder al poder, ya que, en este caso, se promueve a través de la coalición a un solo individuo, sin que se trate de una candidatura independiente, y se deja de lado a los demás candidatos que participarán en la coalición.

Como ejemplo, los promocionales de esa coalición durante las campañas electorales, presentarán el nombre del candidato a la Presidencia “Meade”, sin importar cuál sea el cargo del que se pretenda hacer propaganda: Presidente, senador o diputado.

Así también, hay un problema con la denominación de los gastos, la ley señala que puede haber gastos genéricos o personalizados. Los segundos, son aquellos que contengan nombre o imagen de los candidatos, entonces en el aso de la coalición no existirían gastos genéricos en aquellos casos que se mencione el nombre de la coalición aun cuando no exista un candidato en específico mencionado en la propaganda, ya que el artículo 83, párrafo 3 de la Ley de Partidos en su inciso a, señala que se entenderá que un gasto beneficia a un candidato cuando se mencione el nombre del candidato postulado por el partido o coalición.

Entonces cada artículo de propaganda que mencione a la coalición beneficiaría al candidato a la Presidencia, dejando de lado a los 165 candidatos postulados también por la coalición (133 a diputados y 32 a senadores).

Hay quien dice que se trata de una estrategia electoral del partido y que por ello el INE no debería interferir en el asunto, pero estamos ante una situación que puede afectar directamente la equidad en la contienda, no sólo en detrimento de otros partidos sino también del mismo partido. Es un buen momento para establecer límites a lo que puede o no hacer una coalición, especialmente cuando compiten por integrar a más de un poder.

rosagomeztovar@outlook.com

 

Imprimir

Comentarios