La Esquina

La guerra sucia entre los militantes de los partidos dominantes en la CDMX no para. Por el contrario, aumenta y pone en riesgo a ciudadanos participantes en mítines. Urge que las autoridades actúen para dar seguridad durante los actos de proselitismo. También los candidatos y líderes de esos partidos deben presentar ya propuestas serias y olvidarse de discursos belicistas.

 

Imprimir

Comentarios