Joan Báez y el regreso de su voz de protesta | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 08 de Enero, 2018

Joan Báez y el regreso de su voz de protesta

Joan Báez y el regreso de su voz de protesta | La Crónica de Hoy
La cantautora regresa en una nueva época de protestas.

“Joan tiene esa actitud rockera hacia la vida, la libertad y el amor”, dice el cantautor Bob Neuwirth ante el regreso de Joan Baez con un nuevo material discográfico. Hasta la contienda presidencial de 2016, la cantautora no había escrito una canción en 25 años pero con Donal Trump en la Casa Blanca, ha dedicado cinco versos de una canción en su honor  al estilo de Woody Guthrie.

Whistle down the wind es el primer disco después de diez años de ausencia para la artista folk Joan Báez, en él hace una reflexión y un resumen de su vida como cantante, músico y activista. En este material que se lanzara el 2 de marzo bajo el sello de Bobolink / Razor & Tie Records,  Báez reunió covers y canciones originales escritas por ella para varios otros artistas como Tom Waits y Mary Chapin Carpenter. Disco que estará disponible en preventa este viernes 12 de enero.

La cantautora ha estado tocando unos 60 conciertos al año, pero no por razones financieras y, en este 2018, planea una última gira mundial, justo después de que termine su álbum en progreso, para el cual ya cuenta con las versiones de las canciones de Tom Waits, Richard Thompson, Josh Ritter y Anohni:

“Existe la sensación de que las cosas se están acabando, y quería hacer un esfuerzo más en el estudio”, dijo Báez en entrevista para la revista Rolling Stone, quien incluso graba con la misma guitarra acústica que usó en su primer álbum y que ya ha sido restaurada varias veces.

Con la ayuda de un especialista vocal, Báez está aprendiendo a relajar la garganta: “Todos esos años que piensas, ‘quiero que suene como lo hice hace diez años’, no va a suceder. La voz superior tiene cada vez menos poder. Si el público tiene un problema, es su problema. Esto, soy yo”, expresó.

“Estoy muy emocionada por este nuevo álbum, debo decir. No siempre me da esta descarga de adrenalina por un nuevo disco, pero debo reconocer que esto es totalmente distinto. Desde el último disco, mi voz ha cambiado muchísimo, y no necesariamente porque quiero. Es algo que pasa cuando te pones viejo. Las cuerdas vocales necesitan más y más trabajo, y nunca pueden volver a ser lo que eran”, explicó la cantautora en una entrevista con Rolling Stone.

Báez ha tenido la fama por casi seis décadas. Nacida un 9 de enero en Staten Island, Estados Unidos, es hija del matemático y físico de origen mexicano Albert Báez quien fuera coinventor de la máquina de Rayos X y que rechazara la invitación a participar en el Manhattan Project, donde se gestó la bomba atómica, lo cual afectó profundamente la forma de ver la vida de su hija Joan y sus hermanas Mimi Fariña (también cantante) y Pauline.

Báez creció en California, se mudó con su familia a un suburbio de Boston a fines de los años cincuenta y comenzó a cantar en cafeterías locales. En 1960, cuando tenía 19 años, lanzó su primer álbum, Joan Báez; una colección de baladas tradicionales cantadas en una voz soprano arcaico, se convirtió en uno de los álbumes menos probables en chocar con el Top 20.

Posteriormente, Báez se convirtió en un ícono e influyó toda una generación de cantantes emergentes. “Ese álbum fue la razón por la que recogí la guitarra y la razón por la que soy cantante”, dice Emmylou Harris. “Allí estaba, sola en el escenario, completamente compuesta y en control. Emergió completamente formada”, dijo la cantante de country.

Báez se mantuvo en el mismo camino folk-purista para su primera media docena de discos, tan pura que se negó a participar en una sesión de fotos para la portada de un álbum hasta 1965, en Farewell, Angelina. Para entonces, se había movido a las modernas canciones de protesta, presentando al mundo la música de Phil Ochs, su cuñado Richard Fariña y Bob Dylan, con quien tuvo una relación romántica a mediados de los años sesenta. 

“Las canciones de Dylan volaron las mentes de las personas, y cuando Joan comenzó a interpretarlas, pasó a otro nivel”, dice Bob Neuwirth, que conoce a Báez desde sus días en el Club 47 de Cambridge, Massachusetts, en los años sesenta.

La intérprete de “Farewell Angelina”, “Love is just a four-letter word”, “Joe Hill”, “Sweet Sir Galahad” y “We shall overcome” fue un referente en las marchas y protestas, especialmente en los años sesenta, predicando una filosofía de la no violencia: “Se necesitó mucho coraje para ser no violento”, dice Neuwirth,

El otoño pasado, la intérprete de “Blowin’ in the Wind”, de Bob Dylan, actuó en Standing Rock en Dakota del Norte como parte de la protesta contra el Ducto Dakota, en enero, participó en dos marchas femeninas en el mismo día, una en Redwood City y otra en San Francisco, y está ayudando a planificar un espectáculo para beneficiar a los inmigrantes ilegales.

Imprimir