Totoro-San o Guillermo Del Toro, El Grande | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 08 de Enero, 2018

Totoro-San o Guillermo Del Toro, El Grande

El cineasta mexicano hizo historia el pasado domingo al ganar el Globo de Oro al Mejor Director, pero además de un gran cineasta se ha ganado el cariño del mundo por sus gestos de humanidad genuina

Totoro-San o Guillermo Del Toro, El Grande  | La Crónica de Hoy

Guillermo del Toro además de ser uno de los directores de cine más talentosos que ha dado México en la historia, es uno de los artistas más sencillos y con más gestos de grandeza humana que existen. Algunos lo definen como el mexicano con más imaginación y ya se le reconoce su peso en la historia con triunfos merecidos como el León de Oro, de La Mostra de Venecia y ahora con el Globo de Oro, al Mejor Director, ambos por su trabajo en La forma del agua.

Las historias han surgido a raíz de su encantadora personalidad. En sus más recientes visitas a México ha sido todo un fenómeno. En el 2015 visitó el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) para dar una Conferencia Magistral, lo que significó su regreso al certamen fílmico que él fundó. El interior de la Expo Guadalajara quedó abarrotado y cientos de personas quedaron afuera de su charla, en un gran gesto, Del Toro los citó más tarde en el estacionamiento para compartir con los estudiantes experiencias de cine.

El mismo caso ocurrió en el Festival Internacional de Cine de Morelia. Desde las seis de la mañana llegó la primera persona para tener el mejor de los lugares y para las 9:00 horas, tres horas antes del evento, había una larga fila de varias cuadras.

Al momento del acceso hubo una larga fila que quedó fuera de las instalaciones del Teatro Melchor Ocampo donde se realizó la charla con los jóvenes. Del Toro, antes de comenzar, salió a decirle a la gente que se quedó fuera, que realizaría una segunda conferencia para ellos. Entre aplausos Del Toro regresó al escenario a conversar sobre cine con los asistentes.

En la gala, el realizador tapatío llegó primero para hablar del acto de beneficencia para la fundación de Francisco Toledo que sirvió para recaudar fondos destinados a los damnificados de los recientes sismos en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

“Hemos hecho todo lo posible para asegurarnos de que este dinero llegue a la gente que lo necesita y no se quede en el camino sospechosamente. Haciendo esto ayudamos. Es un esfuerzo que tiene que continuar, no sólo ahorita sino a largo plazo, continuaremos por nuestra patria”, dijo del Toro para agradecer a los presentes que pagaron boletos de mil pesos para poder ver la película con la que Del Toro conquistó la Mostra de Venecia.

“Vivimos en una época donde hay mucho cinismo, miedo y rabia, trato de recordar un tema, el amor, que nos es tabú cada vez más porque tenemos un umbral super bajo para las emociones, nos vulnerabilizan un montón”, dijo.

Luego presentó la cinta, con un mensaje emotivo: “El amor como el agua no tiene forma, rompe todas las barreras y es completamente flexible y toma la forma que necesita adoptar. Los dejo con esta historia de amor que es para mí muy personal y que es una suerte de reinvención de quién soy, no sólo como cineasta sino como persona a los 53 años”, destacó.

Antes de iniciar la función, Guillermo del Toro pasó 45 minutos tomándose fotografías y dando abrazos y autógrafos a más de 250 fanáticos.

Totoro-San. Otra de las historias conmovedoras que han mostrado su humanidad es la que surgió durante el rodaje de Titanes del Pacífico, cuando la actriz japonesa Mana Ashida, quien no podía pronunciar su nombre le pidió permiso para llamarlo Totoro-San, en alusión al personaje de la cinta de Hayao Miyazaki.

Solidario. En una ocasión una fanática le mandó una campaña de crowdfunding para ayudar a una amiga: “Necesita ayuda para juntar poco mas de 900 dólares para una biopsia ¿Le das RT?”, le pidió.

Del Toro, en vez de amplificar el mensaje de su fan, decidió entrar en la página web y pagar el monto que hacía falta para cubrir los costos de la operación. La beneficiaria le respondió: “Muchísimas gracias por tu generoso regalo, estoy eternamente agradecida. Nunca lo olvidaré”.

Impulsor. “¿Por qué produzco primeras películas? Porque hubo mucha gente que no me ayudó cuando era chavo, pero hubo gente que sí. Ser parte de la historia de una persona como alguien que le dio la mano en algún momento es clave”, afirmó el cineasta para explicar su entusiasmo por involucrarse en los proyectos de cineastas jóvenes.

La lista de cineastas elegidos para ser apoyados en su primera película por Guillermo del Toro no sólo tiene una nacionalidad. Los hay mexicanos, españoles, ecuatorianos, canadienses y argentinos, entre otros. Hoy en día, algunos son nombres conocidos como Sebastián Cordero (Crónicas), Juan Antonio Bayona (Un monstruo viene a verme), Andrés Muschietti (Mamá y Eso) y Celso García (La delgada línea amarilla).

Mexicano. Sobre todas las cosas el realizador se ha considerado mexicano ante los ojos del mundo. En una ocasión le dijeron “Dicen que ya  eres más gringo que mexicano”, y el cineasta respondió “¡Ja! Por supuesto que no. En mi casa ni siquiera se habla inglés. Mi familia y yo somos lo más mexicano”... guardó silencio un momento y agregó “Incluso te diría que cuando alguien me pregunta por un buen lugar de comida mexicana en Los Ángeles, sólo tengo una respuesta: mi casa”, dijo.

La noche del lunes el cineasta subió a su cuenta de ­Twitter una imagen con el mensaje “Después de los Globos – Celebración”. En ella aparecía el menú de hamburguesas y un establecimiento, así fue su celebración. Unas cuantas horas antes otro periodista le preguntó: “Tiene usted una gran habilidad para mirar al lado oscuro de la naturaleza humana y sin embargo es una persona muy alegre, ¿cómo logra ese balance?”, su respuesta fue clara y contundente: “Es que soy mexicano”.

 

Imprimir