Mundo

Trump sorprende a demócratas con reforma migratoria a cambio de muro

Presenta proyecto de ley, dice “lleno de amor”, que tendrá dos fases, pero advierte que la primera será la aprobación del dinero para levantar la valla por parte del Congreso

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó ayer una nueva manzana envenenada a los demócratas, con tal de convencerlos de que aprueben el dinero para la construcción del muro en la frontera con México, lo que se ha convertido ya en una inquietante obsesión.

Si primero fue perdonarles la vida a los casi 700 mil dreamers, con un nuevo programa de acogida DACA, a cambio del muro, ayer amplió su chantaje a los congresistas demócratas ofreciendo, a cambio del muro, una nueva reforma migratoria, que beneficiaría a una parte de los once millones de indocumentados que hay en EU.

En una reunión con legisladores en la Casa Blanca, que los medios de comunicación pudieron observar durante casi una hora, Trump sorprendió a los presentes con una reforma migratoria en dos fases: una primera ley centrada en cuatro prioridades suyas —la primera, el muro— y una segunda, más amplia, destinada a arreglar otros problemas del sistema de inmigración.

“Asumo la carga”. “La [reforma migratoria] integral será la fase dos. Aprobaremos esto y después nos meteremos con la integral al día siguiente”, afirmó Trump. “Yo asumo la carga (política), no me importa”, añadió.

Trump respondió así a un envite que le hizo el senador republicano Lindsey Graham, quien le pidió aprovechar la “oportunidad” de ir más allá de la solución para los miles de jóvenes indocumentados apodados “soñadores” y abrir una vía a la ciudadanía para todos los que se encuentran ilegalmente en el país.

Sin embargo, Trump no aclaró si apoya una vía a la ciudadanía para esos 11 millones de indocumentados, algo que podría suponerle un problema con su base electoral, que aplaudió su discurso antiinmigrante en la campaña electoral de 2016 y considera que regularizar la situación de esos inmigrantes sería una “amnistía”.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que a la reunión de ayer asistieron unos 25 legisladores de ambos partidos, a los que el presidente insistió en el tema de la “seguridad fronteriza” y en que el Congreso abone 18 mil millones de dólares a lo largo de una década para el muro.

“Me encantaría no construir el muro, pero necesitamos el muro”, aseguró.

Hasta la fecha, los demócratas insisten en que no cederán a este chantaje y no admitirán que en un mismo paquete vaya el muro y el fututo de los “soñadores”.

Imprimir