Deportes

Ménez e Ibargüen ocasionan caos en el aeropuerto

Los dos refuerzos del América, el francés Jérémy Ménez y el colombiano Andrés Ibargüen, causaron tumultos a diferente hora en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez.

En cuanto el galo salió por las puertas del aeropuerto con una chamarra amarilla del club, inmediatamente fue acechado por medios de comunicación y decenas de aficionados que se acercaron en búsqueda de una fotografía con el refuerzo del América.

Pese al apoyo de representantes del club, el jugador apenas pudo dar unas palabras a los reporteros presentes y de inmediato caminó hacia la camioneta blanca que ya lo esperaba.

“Es un gran equipo. Estoy muy emocionado de estar aquí”, dijo en francés y de forma apresurada.

El galo alzó los dos pulgares ante los aficionados que entonaron cánticos y lo siguieron hasta la calle.

Al salir del aeropuerto, los seguidores aventaron papeles y empezaron a brincar mientras el jugador se subió al vehículo.

Desde la ventana de la camioneta, nuevamente saludó hasta que quedó fuera del alcance de los presentes.

Mientras que el sudamericano, a tempranas horas del martes, con la incomodidad de recibir empujones de los aficionados que le demostraban su aprobación por llegar como refuerzo del América para el Clausura 2018, afirmó que llega “al equipo más grande México”.

En el aeropuerto, el atacante proveniente del Racing de Avellaneda, de Argentina, dijo a su arribo, que llega “con el deseo de hacer grandes cosas, meter grandes goles y darle siempre muchas alegrías a la hinchada que es lo que queremos”.

Cuando se le mencionó que jugará en la delantera con el internacional francés Jeremy Ménez señaló: “Es muy importante tener la oportunidad de jugar con un jugador tan experimentado como él. Para nadie es un secreto que va a aportar mucho al grupo”.

“Ménez me va ayudar a madurar y a crecer como jugador y como persona”, añadió.

Por otro lado, agradeció la recepción que le hicieron los grupos de animación de las Águilas La Monumental y Disturbio que desde antes de las 7 de la mañana alborotaron la terminal aérea con cánticos y tamborazos.

“Me pone feliz y contento porque sabemos el compromiso que tenemos”, subrayó.

Imprimir