Entre la espada y la barda

Pepe Grillo

Entre la espada y la barda

¿Morena ha llevado su trabajo de proselitismo hasta las calles de Caracas?

Es remoto. Mucho más probable, a decir de los que saben, es que el régimen de Nicolás Maduro le quiera vender a su gente que pronto tendrán un aliado en México.

La pinta de bardas de apoyo a Morena sería, según esta versión, una forma de decirles a los venezolanos que Maduro es cercano al candidato presidencial que encabeza los sondeos y pronto podrían recibir ayuda mexicana.

El partido de López Obrador quedó así entre la espada y la barda. Si calla, otorga.

Tiene que deslindarse de manera contundente. De no hacerlo, se revivirán los señalamientos de que en Venezuela está su modelo a seguir.

 

Muéganos y camotes

El senador Javier Lozano renunció al PAN, partido político que lo acogió cuando Lozano renunció al PRI.

Ambas renuncias tienen en común que Javier encaró una crisis de expectativas y pues le buscó por otro lado.

En su reciente renuncia al blanquiazul salta a la vista que haya coincidido cuando quedó claro que no sería candidato del Frente para el gobierno de Puebla, en donde tenía una veladora prendida.

Todos los argumentos que usó para explicar su salida, entre ellos que los mochos le entraron a los moches, son válidos, sobre todo la estrategia de agandalle de Ricardo Anaya, pero eso se sabía desde hace meses.

Se fue ayer porque le levantaron la canasta poblana, llena de muéganos, cocadas, borrachitos y camotes.

 

La paja y la viga

Andrés Manuel López Obrador ha fustigado de manera sistemática las pensiones estratosféricas de los ex servidores públicos.

Se ha comprometido en repetidas ocasiones a desaparecer esas prerrogativas una vez que despache en Los Pinos.

El tabasqueño pidió a la abogada Olga Sánchez Cordero que fuera la secretaria de Gobernación de su gabinete virtual.

El asunto es que Sánchez Cordero, magistrada en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, goza de una de las pensiones más elevadas del país.

Más de 380 mil pesos mensuales entre pensión y ayuda para gastos diversos.

Hasta el momento no se tiene noticia de que haya declinado a esa prestación. ¿Lo hará?

El tabasqueño ve la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio.

 

Su agenda personal

Al caso Corral le faltó trabajo político.

Se trata de una tormenta que los radares detectaron temprano, desde que pintaba para llovizna, pero se dejó crecer.

Nadie se preocupó por atajarlo. Hay residuos de desidia sospechosa.

Estalló con fuerza en pleno periodo electoral, que es una enorme caja de resonancia, que convierte en estruendo cualquier murmullo.

El gobernador de Chihuahua vio una oportunidad para alimentar su agenda personal y no lo dejó pasar. Busca transformar un diferendo hacendario en una cruzada política.

Se quiere colgar medallas para ser el paladín de la coalición “Por México al Frente”, por si sus servicios son requeridos en el futuro próximo.

pepegrillocronica@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios