Mundo

Donald tilda de “farsa” leyes de difamación y promete revisarlas

Donald Trump prometió ayer que echará “un buen vistazo” a las leyes de difamación de Estados Unidos para que quienes hayan sido sometidos a ataques difamatorios “tengan una oportunidad significativa de recurso en nuestros tribunales”.
“Nuestras leyes de difamación actuales son una farsa y una desgracia, no representan los valores ni la justicia estadunidense. No puedes decir cosas que son falsas a sabiendas y poder sonreír mientras tu cuenta bancaria se llena de dinero”, dijo Trump en aparente referencia a las ventas del libro Fuego y Furia, de Michael Wolff.
En EU, donde la Primera Enmienda de la Constitución garantiza la libertad de expresión, la difamación está regulada mayoritariamente por leyes estatales; además, el Tribunal Supremo decidió en 1964 que las figuras públicas deben demostrar “malicia” por parte del autor de la información para imponerse en los tribunales, algo difícil.
Por otra parte, Trump se congratuló de su propio encuentro sobre migración del martes con legisladores, que consideró “increíblemente bueno”, y que dijo que “muchos presentadores” le enviaron “cartas diciendo que fue uno de los mejores encuentros de los que jamás habían sido testigos”.
“Conseguimos grandes críticas de todo el mundo menos de dos cadenas de televisión, que estuvieron fenomenales durante unas dos horas, y después les llamaron sus jefes y les dijeron: ‘Espera un momento’”, afirmó Trump, quien dijo que luego cambiaron su descripción del encuentro.
La Casa Blanca permitió a periodistas acceder a la reunión durante casi una hora, algo tremendamente inusual que analistas consideran un intento del gabinete del presidente de demostrar públicamente la estabilidad mental de Trump, tras el revuelo provocado por el libro de Wolff.

Imprimir