Año 2018: Grandes retos y una oportunidad para consolidar la ruta hacia el desarrollo y estabilidad de nuestro país

Jesús Casillas Romero

Esta semana volvieron a las aulas 25.6 millones de estudiantes de nivel básico, poco más de 5 millones de educación media superior y un millón 200 mil docentes en los 224 mil planteles escolares del Sistema Educativo Nacional.

También regresaron de vacaciones 5.5 millones de servidores públicos a nivel nacional, claro está, con la salvedad de quienes cubrieron guardias o aquellos dedicados a los servicios de urgencia y seguridad que debieron mantenerse en servicio.

Así termina el periodo vacacional decembrino y se regularizan las actividades ordinarias de cara a este 2018. Un año, que sin duda depara grandes acontecimientos, intensidad y dinamismo, considerando que además, tendremos el desarrollo de una de las elecciones nacionales más importantes.

En julio habremos de elegir al siguiente Presidente de la República y la renovación total del Congreso de la Unión, con la concurrencia de 30 elecciones locales, en las que en 9 de ellas se renovarán las gubernaturas, en 27 los congresos locales y en 26 los ayuntamientos.

Esto pone en las apuestas 3,327 cargos de elección popular, de acuerdo con el Instituto Nacional Electoral (INE): El Presidente de la República, 500 diputaciones federales, 128 senadurías, ocho gobernadores y el Jefe de Gobierno capitalino, 984 diputaciones locales, 1,598 ayuntamientos, 16 alcaldías de la Ciudad de México y 24 Juntas Municipales en Campeche.

Aunque en realidad la cantidad supera los 18 mil cargos de elección popular, considerando que los ayuntamientos y las Juntas Municipales es de integración colegiada.

Por otra parte, en el plano económico, el escenario pudiera mostrarse prometedor, considerando que nuestro país pasó de ocupar el número 103 al 51 en los indicadores de competitividad del Foro Económico Global, reflejado así con la creación de casi tres millones y medio de nuevos empleos formales durante el presente sexenio, que se cuenta con más ingresos tributarios equivalentes a 14 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB), que permitirán entre otros rubros, impulsar la equidad y la igualdad de oportunidades en todas las regiones y para todos los estratos sociales.

Sin embargo, de acuerdo con las expectativas del Banco Mundial, no descarta una desaceleración, no sólo en nuestro país, sino en todo América Latina y El Caribe, derivada de incertidumbre política y que en particular para el nuestro, la relativa a la política económica de Estados Unidos aún sigue pesando en nuestros hombros.

Por lo que respecta al Senado de la República, nos preparamos para desahogar el último periodo ordinario de sesiones de la Legislatura, conscientes que pese a haber realizado una serie de reformas que han demostrado que son el camino correcto a seguir, es necesario además consolidarlas para alcanzar los mejores resultados en favor del bienestar de las familias mexicanas.

Por ello, es necesario aprovechar todos y cada uno de los días que restan a la LXIII Legislatura, para alcanzar los objetivos nacionales deseables para construir un México con más desarrollo, menos inequitativo y con mayores oportunidades para todos.

Un año de novedades, muy agitado y de enormes retos que los mexicanos sabremos sortear, pero que además, nos presenta una oportunidad para consolidar el desarrollo y estabilidad que nuestro país necesita.

 

Senador por Jalisco.

 

Imprimir

Comentarios