Gurbangulí Berdimujamédov

El dictador de Turkmenistán prohíbe los coches negros en el país y obliga a pintarlos de blanco, porque es su color favorito, así como lo lee, pero si esta medida no fuera suficiente, el dentista prohíbe que las mujeres conduzcan por considerar que son responsables de los accidentes.
Esta no es la primera ocasión que se toman estas medidas tan desquiciadas. Por ejemplo, su preocupación en torno al tabaco no era la salud, sino que él, como dentista, no toleraba el color que le dejaba a la dentadura.

Imprimir

Comentarios