¿Qué se puede hacer en lo que resta de gestión al frente de la SEP?

Ulises Lara López

Si tuviéramos que resumir la actividad de cada uno de los diversos personajes que han pasado por la titularidad de la Secretaría de Educación Pública desde el inicio del siglo XXI, tendríamos la siguiente pasarela: iniciamos con el exrector de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Reyes Tamez Guerra, quien permaneció los seis años del gobierno de Vicente Fox en los que su administración y que su obra más grande por su paso en la SEP y documentado en el libro blanco del Programa Enciclomedia, «no se encontraron diferencias significativas en las habilidades de conocimiento, aplicación y evaluación de los contenidos», inclusive los alumnos de sexto de primaria que no utilizaron dicha tecnología tuvieron un mejor conocimiento al lograr 1.48 puntos sobre 1.23 de quienes sí tuvieron esa herramienta que era un pizarrón electrónico en 165 mil 615 aulas para llegar a tres millones 900 mil estudiantes de quinto y sexto de primaria, además de ser conocido por sus viajes frecuentes al extranjero acumulando más de 300 mil kilómetros y manejar la secretaria desde el Hotel Nikko.

Durante esta administración una baja cobertura en la educación básica, por supuesto sin olvidar los problemas del bachillerato, donde sólo 47 por ciento de los jóvenes seguían estudiando, mientras que en licenciatura apenas 19 por ciento de los estudiantes matriculados termina una carrera.

En la administración de la primera mujer al frente de la SEP es Josefina Vázquez Mota, por cierto egresada del CECyT número 9 “Juan de Dios Bátiz” (Vocacional 9), permaneció en el cargo hasta el 4 de abril de 2009 cuando renunció por las visibles confrontaciones con la presidenta del SNTE, Elba Esther Gordillo y se postuló como candidata del PAN a la Cámara de Diputados.

En su paso por la SEP se enmarco la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS), y se tomaron acciones puntuales para atacar las raíces económicas de la deserción fortaleciendo los programas de becas, hasta ahora únicamente la mitad de los jóvenes en bachilleratos públicos cuentan con una beca federal. También se diseñó el Programa “Síguele, caminemos juntos”, que buscaba detectar de manera oportuna a los estudiantes en riesgo de abandonar la escuela y dar una atención personalizada a cada alumno, según sus necesidades académicas particulares, pero todo ello terminó en una caja de herramientas para las autoridades de los planteles y no se han visto avances importantes.

En la administración de Alonso Lujambio Irazábal del 6 de abril de 2009 al 16 de marzo de 2012, se lanzó el compromiso de fomentar la lectura en los niños y niñas de las escuelas primarias y secundarias para rebasar el promedio de libros que se leen al año, idea plausible pero que de acuerdo a las evaluaciones posteriores seguimos siendo un país de pocos lectores de libros.También se le dio continuidad a la RIEMS pero sin mayores avances en la construcción de mapa curricular común y se mantuvieron vigentes todos los modelos divididos genéricamente en propedéuticos y tecnológicos.

Para concluir el sexenio de Calderón el 17 de marzo de 2012 se da el nombramiento de José Ángel Córdova Villalobos en un contexto de marchas y movilizaciones de profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, que se oponen a la Evaluación Universal y demandan que Elba Esther Gordillo sea removida de su cargo vitalicio en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), al frente del cual llevaba 23 años.

A la llegada de Emilio Chuayffet Chemor desde el 1° de diciembre de 2012 hasta el 27 de agosto de 2015, se empeñó en enfrentar a la dirigencia del SNTE para implementar la Reforma Educativa hasta ser sustituido por Aurelio Nuño Mayer.

En esa administración consignan ante la justicia federal a Elba Esther Gordillo y entran en vigor la Reforma Educativa con la aplicación de las evaluaciones a los profesores, como originalmente se tenía previsto a través de Programa de Promoción de la Función por Incentivos en Educación Básica y Media Superior, los docentes con mejor desempeño obtendrán beneficios de acuerdo a sus resultados con aumentos salariales de hasta el 35 por ciento. A la fecha según los datos oficiales 92 mil 531 maestros obtuvieron resultados suficiente, bueno, destacado o excelente. Pero son proporcionalmente pocos hasta ahora.

El 9 de febrero de 2012 se reforma la Constitución Política y se adiciona la obligatoriedad del Estado de garantizar la educación media superior, por lo que debe ofrecer un lugar para cursarla a quienes teniendo la edad típica hubieran concluido la educación básica. Los avances limitados en la RIEMS harán que el cumplimiento de la obligatoriedad se realice de manera gradual y creciente a partir del ciclo escolar 2012-2013 y hasta lograr la cobertura total en sus diversas modalidades en el país a más tardar en el ciclo escolar 2021-2022, con la concurrencia presupuestal de la federación y de las entidades. El único beneficio observable es que esta situación le permitió continuidad en la SEP a Rodolfo Tuirán quien ha sobrevivido como subsecretario desde que fue invitado por Vázquez Mota primero en educación superior y en la presente administración en educación media superior, aunque desde su oficina promueven resultados, que no convencen, por ejemplo en los últimos datos publicados en la página de internet nos dicen: “La deserción escolar en el nivel medio superior pasó del 19.3 por ciento en el ciclo escolar 1994-1995, al 14.4  por ciento, en el ciclo 2011-2012. Cabe resaltar que entre los ciclos escolares 2005-06 y 2011-12, la deserción escolar disminuyó 2.1 puntos porcentuales, lo que representa que 43 por ciento de este logro se ha realizado en este Gobierno, y por tanto, que la ruta que hemos trazado es la correcta”.

La realidad es que en el nivel medio superior el abandono escolar, sobre todo en las grandes ciudades, no ha disminuido y aunque son de gran ayuda a las familias de los alumnos, las becas de apoyo no la han frenado. Seguimos con múltiples subsistemas y no tenemos un acuerdo definitivo sobre lo que se espera obtener de éste nivel educativo. En la mayoría de los planteles hay obsolescencia de las instalaciones y equipamiento, abandono de actividades en laboratorios y talleres debido a falta de insumos. En general, la percepción de los jóvenes que cursan el bachillerato es que su educación no le es significativa y en las zonas menos favorecidas del país estudiar el nivel medio superior no mejora su situación de pobreza.

Sin duda, grandes las tareas para el actual Secretario Otto Granados que difícilmente podrán atenderse en la última etapa de la administración. Sería bueno dedicarle tiempo a la evaluación y la autocrítica para entregar cuentas claras aunque no sean buenas cuentas.

 

 

Imprimir

Comentarios