Donald Trump

El presidente de Estados Unidos buscó defenderse de su desatino al llamar países de mierda a El Salvador, Haití y otros de África, culpando a los demócratas, de que ellos acuñaron la frase. Lo preocupante de este asunto no es la incongruencia que muestra Trump, sino lo que hay abajo: una mente que no razona lo que dice, que no tiene la amplitud de miras para entender el entorno geopolítico y un hombre sin ética, por esto, el respeto al otro no existe en su concepción de vida.

 

Imprimir

Comentarios