Cultura

Lucky Boy narra los problemas de migrantes en EU: Shanthi Sekaran

La novela describe la situación de Solimar, una mujer embarazada, que al ser indocumentada, debe dar en adopción a su hija a una pareja estadunidense

Shanthi Sekaran califica como un retroceso las acciones migratorias de Donald Trump.

Shanthi Sekaran presenta Lucky Boy, libro que aborda la problemática de la fertilidad, discriminación, maternidad y migración a la que se enfrentan las personas en Estados Unidos, a través de la historia de Solimar, joven mexicana embarazada que debido a su condición de migrante, deberá dar en adopción a su hijo a una pareja estadunidense.

“La historia nació cuando supe del caso de Encarnación Bail, una mujer guatemalteca que estaba en un centro de detención, tenía un bebé que iba a ser adoptado por una pareja estadunidense. En la radio no dieron muchos detalles, me pregunté por qué pasaban esas cosas, así que busqué para intentar comprender la situación y qué pasaba con la madre adoptiva y la biológica”, dice la escritora en entrevista.

El primer paso que dio Sekaran fue buscar al abogado de Encarnación Bail, mismo que le explicó la situación, pero se dio cuenta que sólo era el inicio, pues había muchos casos parecidos en Estados Unidos, por lo que se acercó a Detention Dialogues, grupo de voluntarios que ayuda a migrantes.

“Trabajé con ellos, recibí la misma capacitación y estuve en el centro de detención de Richmond, California, nunca pude entrar al centro, no pude estar con los detenidos, sólo vi el panorama general”.

—¿Considera que es la misma situación para los migrantes hispanos que los migrantes de otras partes del mundo en Estados Unidos?

— No se trata igual a los migrantes, si vienes de México tienes menos oportunidades en comparación con las personas que vienen de algún país europeo, por ejemplo. Hay mucha desigualdad, misma que se ve en las generaciones, porque esas personas migrantes que sí pudieron hacer las cosas legalmente, después generan un patrimonio, pueden invertir, comprar casas.

POLÍTICA. Al analizar las políticas migratorias implementadas por el gobierno de Estados Unidos, Shanthi Sekaran califica como un retroceso las acciones Donald Trump, pues durante la administración pasada, Barack Obama creó el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

“Si bien es cierto que Obama deportó a muchos inmigrantes, también es cierto que creó muchos programas como DACA, en realidad, deportó a inmigrantes por tener contenta a la parte de derecha, pero siento que tenía cierta simpatía por los inmigrantes. A Donald Trump ni siquiera lo quiero llamar presidente, es sólo Donald Trump, lo único que él fomenta es una mentalidad racista y separatista. Su propósito es beneficiarse a sí mismo y a su círculo más cercano”.

En Lucky Boy, libro editado por Planeta, también se aborda la discriminación y el racismo, temas que Sekaran considera presentes a pesar de estar en una sociedad con mayor avances tecnológicos, descubrimientos científicos e investigaciones.

“La discriminación en Estados Unidos es bastante pasiva, no es que haya activismo para apoyar el racismo o que la gente use capuchas blancas, pero sí van en contra de lo que no les es conveniente. Esto no nada más se ve en Estados Unidos, por eso Trump fue electo presidente, porque la gente no vio eso en su campaña. Yo no tuve confrontación directa por raza, pero sí tipos de exclusión”.

SOCIEDAD. En Lucky Boy, el hijo de Solimar, Nacho, es adoptado por Rashi y Kavya, una mujer indo-estadunidense que se enfrenta a problemas de fertilidad, pero que, según señala la escritora, todo es posible con amor.

“No se piensa dos veces cuando se trata de amor o niños, a lo mejor puede ser cursi, pero el amor sobrepasa todas las barreras raciales que se puedan tener. Lucky Boy es una especie de investigación sobre lo que entendemos como ‘Sueño americano (American dream)’. Mi principal objetivo es dar a conocer que la cuestión de la inmigración y de las identidades en Estados Unidos no es tan fácil, es mucho más complejo que eso”.

Shanthi Sekaran sostiene que el problema de la identidad es más complicado, sobre todo si se considera que la mayoría de las personas deportadas no conocen otro país que no sea Estados Unidos.

Imprimir