DIF reparte juguetes a niños de Nogales

Verónica Gallardo

Ser Presidenta del DIF de Nogales, Veracruz, no es un cargo político, es un cargo de amor y ayuda. Yo creo que ni el alcalde de este maravilloso lugar, ubicado en las montañas, con vistas que se agradecen cada día, Guillermo Mejía Peralta, ni yo, sabemos si fue la dedición correcta. Memo, como le dice todo su pueblo y sus amigos, lo decidió porque sabe que cuando me comprometo a algo no lo dejo nunca, hasta conseguirlo.

Y así iniciamos, cuando contacté a la Fundación Bora A.C., de Bora Arellano, una mujer llena de amor, para que acudiera a Nogales, Veracruz, para repartir casi dos mil juguetes a los niños más necesitados. Éste no fue acto de gobierno, fue un acto de amor por parte de los miles de ángeles que ayudan a Bora A.C., sonrisas de niños felices que escogieron el juguete que más les gustaba.

Lo que cuesta más trabajo entender es que cuando se inicia un gobierno las arcas están en menos cero y se llevan hasta el papel de baño, así que hay cosas que no pueden realizarse, para eso estoy yo, a través de fundaciones que actúan por puro amor a la humanidad, conseguir lo que tanto se necesita, e incluso de amigos que siempre están dispuestos a ayudar.

Como acto de gobierno, también hubo una gran feria para los niños de Nogales, Veracruz, en la cabecera municipal. Inflables, mil pelotas y 500 juguetes de buena calidad. Ése sí fue un acto político, donde tengo mucho qué aprender.

Aprender del ser humano. Se me acercó una familia de cinco personas. Somos de Ensenada, vinimos a trabajar y nos queremos regresar a Ensenada, dénos para el pasaje, como cinco mil pesos, me dijeron. Como buena entrevistadora, empecé con preguntas y terminaron en que se querían ir a Cancún. Qué pena que haya personas que se dedican no a trabajar sino a mentir para sacar dinero y vivir a costa de los demás.

Pero también ves a quien realmente necesita ayuda, dentro de la población náhuatl hay 17 personas con la enfermedad de ictiosis, su piel se hace áspera y seca, como cocodrilo. La Dra. Olga Navarrete, extraordinaria dermatóloga, ya se comprometió a verlos. A ellos algunos gobiernos estatales los ayudaron, pero ya los olvidaron.

Premiar el esfuerzo. Mateo es un niño de siete años que es tan inteligente, que de primer año de primaria pasará a tercero. El empresario Norberto Becerrera decidió darle una bicicleta y donar dos sillas de ruedas, tres andaderas y cinco bastones y en breve iremos a entregarlos.

Como ven no soy política, pero si el sumar esfuerzos y conseguir ayuda, todo sumado a lo que DIF Nogales, Veracruz haga en su responsabilidad, me hace política, pues lo seré. Y eso sí, lo chismosa no se me va a quitar.

 

@vero1gallardo.PARA OREJA

 

Imprimir

Comentarios