“El teatro es el arte que nos reúne”: Luis de Tavira | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 14 de Enero, 2018

“El teatro es el arte que nos reúne”: Luis de Tavira

Fundador de la Casa del Teatro, el reconocido dramaturgo regresa como director, para transmitir su pasión por el arte, en un momento crucial de la sociedad

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

En noviembre del 2017 se dio a conocer la noticia de que el maestro Luis de Tavira regresaba a la dirección de la Casa del Teatro, una institución que desarrolla actividades a través de diversos programas de formación, de investigación, de creación y producción teatral. La noticia llegó con entusiasmo pues De Tavira es uno de los fundadores de la institución.

“El teatro es el arte  que construyó la conciencia de lo que somos como personas, por eso es el arte de la personificación, es el arte que construye personajes que nos plantea en el escenario delante de nosotros, para entrar en una interlocución personal y entendernos a nosotros mismos como personas y ser persona”, son las palabras que el maestro compartió con Crónica, en entrevista exclusiva sobre los valores que busca replantear en su nueva etapa.

Son muchas las historias que se tienen por contar en el teatro, muchos los telones que aún deben abrir y seguir en la labor de crear una conciencia en la sociedad de mantener vivo el teatro: “Lo cual implica el dilema de la libertad, porque la libertad es la posibilidad de resultar responsable de mis actos ante las determinaciones de las instancias que me rodean”, agregó el dramaturgo.

La lucha para mantener vivo este sentimiento por la cultura teatral y poder transmitirlo a la sociedad es constante y, para Luis de Tavira, es necesario darle el lugar que merece en la sociedad: “El teatro es el arte que nos reúne, es el arte que creó la reunión, ir al teatro es reunirse ante el misterio escénico de los hacedores de la escena vivos  en el mismo aquí y ahora, lo que no sucede con los medios, que atomizan en lugar de reunir. De la reunión surge la conciencia colectiva, es el arte de la comunidad”, mencionó.

Luis de Tavira tiene una amplia trayectoria, que le ha dado la oportunidad de ver los cambios que se han hecho a favor y en contra de la escena teatral, “considero que nunca como antes en nuestro país, el teatro es un factor decisivo en esta batalla radical entre civilidad y barbarie”, subrayó.

El también actor enfatizó en las necesidades de la escena teatral en la actualidad: “La tarea del teatro es la construcción de la conciencia. Debemos construir la conciencia y de ahí aparece la posibilidad crítica de entender nuestro acontecimiento, por eso el  teatro a través de la ficción se plantea mostrarnos la escena, el espectáculo de nuestro acontecimiento, de nuestra realidad: un  teatro capaz de mostrar lo que sucede en nuestra realidad, es un buen teatro, capaz  de preguntarse cuáles son las causas del sufrimiento de las mayoría”, expresó.

El entendimiento de una consciencia teatral parte desde los mismos creadores. Desde las aspiraciones del talento y su comprensión de la fama. “¿Cuál fama?”, se preguntó el dramaturgo, quien considera que aún existe mucha banalidad y frivolidad por parte de los actores que buscan formar parte del arte del teatro, “se da mucho en las personas que sienten la llamada a este arte poderoso de actuar. Es importante la fama, pero habría que preguntarse a qué fama aspiran”.

“Todos deberían hacer conciencia de la fama, esto se convierte en la mercancía publicitaria de los medios, en realidad es un valor banal y vacío que no responde a la necesidad espiritual del que se siente llamado al arte. El teatro además es un arte colectivo, nadie hace teatro solo, por lo que debemos convertirnos en sujetos de una comunidad; el entusiasmo del teatro es el quehacer comunitario y el arte exige unos máximos que no exige el mercado laboral”, expresó.

Para el dramaturgo este planteamiento es vital porque es lo que da pie a las propuestas que llegan a las salas de teatro y que luego tienen respuestas negativas: “La gran crisis está en que el actor es demandado por la oferta del mercado laboral que está en la superproducción  industrial de los medios, las telenovelas, las series, en los mejores casos el cine, pero que son producción industrial que es agresiva al hacer artístico de este arte efímero, que es el instante vivo de la escena…

“Por lo tanto, las tentaciones que tienen los actores hoy en día son grandes, la manera en que puedan sucumbir mediante esta fama de los medios o de las respuestas a la posibilidades económicas que implica ese mercado laboral. El teatro no puede ser reducido a una mercancía y menos el arte de la actuación”, dijo.

El maestro del teatro explicó que tiene presente que hoy en día, dentro de la diversidad de propuestas teatrales, destaca el teatro musical y en él también deben destacarse fundamentos importantes. “El teatro tiene un origen musical; el teatro y la música se vinculan desde el origen. La tragedia griega era teatro musical, hasta que llegamos a la opera o estos subgéneros como las comedias musicales…

“Lo que sucede ahí son fenómenos que pueden tener un cierto valor tanto musical, como teatral o dancístico, que son utilizados como mercancía y que entran en la corriente del mercado y que no son hechos propiamente ni culturales ni artísticos, sino comerciales y turísticos, por eso producen poco y sobreexplotan, como sucede con el turismo cultural”, expresó.

Luego añadió, “es decir, Broadway ya no produce como producía antes, ahora lo que hace es crear momias para ser visitadas o para ser expuestas en ciertos tours, como un fenómeno turístico, entonces, claro, no has visto El Rey León, entonces no sabes. Lo que generan es una curiosidad turística más que un fenómeno propiamente teatral, lo que no quiere decir que no exista un importante teatro musical, que es realmente teatro y no un superproducto de turismo y mercado”.

Entre los planes que Tavira tiene para la Casa del Teatro se encuentra el fortalecer el vínculo con el centro dramático de Michoacán de Pátzcuaro, “para intentar orientarlos a otros lugares del interior del país, donde la tarea del teatro hoy más que nunca resulta urgente, es sumar mi ilusión y toda mi experiencia para contribuir a la animación y renovación de esta casa de teatro”, aseguró, además que busca expandir las propuestas de la Casa de Teatro como productora de espectáculos, para que pueda ofrecer a la ciudad un teatro alternativo.

Imprimir