Base rusa en Macuspana - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 14 de Enero, 2018
Base rusa en Macuspana | La Crónica de Hoy

Base rusa en Macuspana

Juan Manuel Asai

La campaña electoral mexicana se transforma en un episodio del Super Agente 86.

Rusos y gringos se disputan otra parcela de poder en el mapamundi, mientras los mexicanos hacen el papel de marionetas. De Trump y Putin serían las manos que mecen la cuna. Protagonizan una extraña comedia de equivocaciones, pues ambos estarían apoyando, acaso sin saberlo, desde Washington y Moscú, al mismo candidato, López Obrador.

No sería raro que en algún paraje de Macuspana, Tabasco, cerca de la casa natal de Andrés Manuel, opere una base de contraespionaje ruso. No lo digo yo. Lo sostiene el diario Washington Post que es, según recuerdo, uno de los más rigurosos del planeta. De Putin y su gobierno, compuesto por agentes secretos y mafiosos, se puede esperar lo que sea, pero no queda claro para qué quiere al tabasqueño en el Palacio Nacional. Igual y sólo por joder.

El hombre de los rusos en tierra azteca responde al nombre de John Ackerman, que es capaz de cualquier barbaridad, y que ya tiene un pie en el gabinete virtual de López Obrador, pues su esposa consiguió hueso. Putin, engolosinado después de su éxito en la campaña presidencial norteamericana, cuando logró colocar en la Casa Blanca a eso que se llama Donald Trump, quiere ser un factótum de la política mundial.

Los rusos han desarrollado estrategias digitales que influyen en los ciudadanos, sobre todo los más jóvenes y menos informados, que construyen sus opiniones políticas a partir de lo que ven en las redes sociales. Sus pasajes bíblicos son los Memes. El partido, candidato, gobierno o empresa que domine las redes sociales, tiene más posibilidades de ganar. Los troles más eficaces del mundo hablan en ruso. La intervención de los rusos en la elección gringa ya fue documentada, de modo que aunque suena a gracejada que se metan en México no sería del todo raro. La cuestión aquí es que alguien, otro diario gringo, alguno mexicano, la Fepade o la CIA, transformen los indicios en pruebas para proceder legalmente.

Contra lo que sería el esquema lógico, Donald Trump no apoya a algún adversario de López Obrador, digamos Anaya, del PAN, o Meade, del PRI. De hecho, con sus acciones, declaraciones, decisiones, ha provocado un desgaste severísimo en los últimos dos años al gobierno priista de Enrique Peña, lo que de manera natural favorece a sus rivales políticos, comenzando por López Obrador. Trump ha sido una calamidad. A partir de su sistemático maltrato personal y político se concluye que su interés es sacar a los priistas de Los Pinos. Cada vez que Trump amaga con que EU deje el TLC, cada vez que dice que va a construir un muro fronterizo, cada vez que amaga con regresar a los dreamers, el gobierno norteamericano vota por López Obrador. Ensuciar la relación bilateral como lo ha hecho Trump es un espaldarazo al tabasqueño. ¿Nadie en Washington lo habrá notado? Si alguien lo notó, la verdad es que lo dejaron pasar. El resultado es que la ventaja de López Obrador se ha consolidado, mientras que el gobierno mexicano gastó muchas de sus municiones, incluido el sacrificio de Luis Videgaray, el sucesor natural de Peña, con tal de que Trump no les pasara por encima. En los hechos, Trump es el mejor aliado en las aspiraciones de Obrador.

¿Qué haría López Obrador con respecto a Donald Trump si gana la elección del 2018? Ha dicho muy poco. Su compromiso es “hacerlo entrar en razón”, lo que es igual a nada. No hará nada. ¿Qué fue de ti, Maxwell Smart?

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios