Otra historia de tarjetas - Rosa Gómez Tovar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 14 de Enero, 2018
Otra historia de tarjetas | La Crónica de Hoy

Otra historia de tarjetas

Rosa Gómez Tovar

Durante la investigación del caso de tarjetas MONEX en 2012, la entonces Unidad de Fiscalización del IFE encontró ocho tarjetas de Bancomer, dos de ellas, a través de testimonios de representantes de casilla que aseguraron haber recibido un pago del PRI de 2 mil pesos en las mencionadas tarjetas, partido del que eran militantes.

El primer resultado de la investigación realizada fue que las tarjetas las solicitó la empresa Logística Estratégica Asismex, creada en 2010 como comercializadora y distribuidora. El INE buscó a los representantes de Asismex 16 veces para que informaran el motivo de la contratación, no obstante, sólo en tres ocasiones se pudo tener contacto con ellos y sus respuestas fueron contradictorias. Primero se negó la contratación de las tarjetas; después se dijo que formaban parte de un contrato con Grupo Comercial Maenco, por 285 mil pesos, para realizar estudios de mercado; y en la última ocasión volvió a negar las operaciones.

Al no obtener información sobre las tarjetas por parte de la empresa, se acudió a la institución bancaria para continuar con la investigación. Así se supo que Asismex, durante el proceso electoral de 2012 (que transcurrió entre octubre de 2011 y julio de 2012), recibió en depósitos un total de mil 393.9 millones de pesos, mientras que tuvo retiros por mil 321 millones de pesos, y tan solo el 27 de junio de 2012, día en que las tarjetas denunciadas recibieron recursos, salieron de las cuentas de Asismex 63.5 millones de pesos.

Bancomer se tardó más de tres años en darle al INE la información del lote de tarjetas que recibieron recursos, pero aun con la tardanza se pudo identificar que las ocho tarjetas denunciadas, así como 7 mil 311 nombres de representantes de casilla adicionales, recibieron dinero a través del sistema bancario por un monto de 18.4 millones de pesos.

Cabe señalar que los representantes de casilla, cuyos nombres aparecen en el lote de tarjetas, pertenecen a todos los partidos que participaron en la elección de 2012, el PAN, PRD, PT, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza, así como el PRI y el PVEM, partidos inicialmente denunciados. Aun cuando esta investigación es muy relevante, se ha criticado severamente al INE por haberse tardado alrededor de cinco años en concluir las pesquisas, pues da la impresión que no tiene ninguna consecuencia llegar a las conclusiones mencionadas.

Sin embargo, se deben considerar dos aspectos: uno es que la tardanza no es atribuible directamente al INE, pues éste depende de que los requerimientos que realice se contesten oportunamente, lo que no ocurrió en este caso.

Lo segundo, y aún más importante, es que los partidos fueron sancionados por más de 36 millones de pesos y se identificó un mecanismo de dispersión de recursos casi igual al efectivo —por lo poco rastreable— que aunque mucha gente infiere existe, ahora se cuenta con pruebas que permitirán detener este tipo de conductas.

La empresa fantasma o fachada, Asismex, sirvió para canalizar dinero a la esfera electoral, entre uno de sus tantos propósitos, pues aún no queda resuelto el destino de los más de mil 300 millones que manejó. Si bien no es tarea del INE investigar la corrupción en el sector público o a empresas fachada, este caso le permitirá generar una tipología de las operaciones que pudieran constituir conductas no permitidas por la legislación electoral.

rosagomeztovar@outlook.com

 

Imprimir

Comentarios