Ley de Seguridad Interior - Israel Betanzos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 15 de Enero, 2018
Ley de Seguridad Interior | La Crónica de Hoy

Ley de Seguridad Interior

Israel Betanzos

La Ley de Seguridad Interior, aprobada por el Congreso de la Unión en diciembre pasado, exigirá de todos los niveles del gobierno mexicano un alto sentido de responsabilidad para garantizar certeza social.

La mejor respuesta a quienes afirman que esta ley implica o significa una “militarización” del país se encuentra en su Artículo 12, que establece la facultad de invocar el apoyo del Ejército, Marina, Fuerza Aérea y Policía Federal ante situaciones determinadas, no sólo al titular del Ejecutivo federal, sino también a los titulares de las 32 entidades y sus congresos.

En sus preceptos, la ley establece que el presidente de la República, a través del Consejo de Seguridad Nacional, deberá emitir una Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior, que deberá ser entregada a la Secretaría de Gobernación, a la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional y a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Para esta declaratoria se deberá acreditar la presencia de situaciones complejas como las previstas en los artículos 3 y 5 de la Ley de Seguridad Nacional: emergencias, desastres naturales, epidemias, contingencias que afecten la salubridad general; que afecten los deberes de colaboración de las entidades federativas y municipios en materia de seguridad nacional, o bien situaciones potenciales de riesgo a la seguridad nacional.

Las condiciones sobre las cuales se puede ordenar la participación de las Fuerzas Armadas y la Policía Federal, son claras para todos. Cualquier reclamo en este apartado debe ser considerado una insulsa estrategia para politizar la ley.

En su Artículo 13 la Ley de Seguridad Interior establece que en caso de que las solicitudes de apoyo provengan de los congresos o gobiernos de las entidades, se deberá presentar una descripción detallada de los hechos o situaciones que constituyan una amenaza a la seguridad interior.

La declaratoria contendrá de manera detallada el tiempo que permanecerán las Fuerzas Armadas y la Policía Federal, las acciones que emprenderán, las zonas en donde lo harán y el apoyo que prestarán las fuerzas de seguridad locales.

Aunado ésta clara definición de las obligaciones y responsabilidades de gobiernos e instituciones, el Artículo 18 de la ley establece que “en ningún caso las acciones de seguridad interior que lleven a cabo las autoridades federales conforme a lo previsto en la presente ley, tendrán por objeto sustituir a las autoridades de otros órdenes de gobierno en el cumplimiento de sus competencias o eximir a dichas autoridades de sus responsabilidades. En ningún caso, las acciones de seguridad interior que lleven a cabo las Fuerzas Armadas se considerarán o tendrán la condición de seguridad pública.”

En el falso debate que algunos personajes promueven para obtener beneficios personales y electorales, olvidan el prolongado análisis y la discusión que legisladores de todas las fuerzas políticas sostuvieron durante casi dos años, previos a la aprobación de la ley. Todas las voces y todas las expresiones participaron en la definición de esta norma al marco jurídico que regula la participación de las Fuerzas Armadas en el territorio nacional.

Las leyes son perfectibles por lo que quienes difieren de los alcances de esta reforma, cuentan con dos fechas límite para presentar acciones de inconstitucionalidad y controversias constitucionales: 22 de enero y 2 de febrero. Sin embargo, luego de 26 días de publicada la Ley de Seguridad Interior, los argumentos adversos lucen cada vez más endebles.

* Coordinador del PRI en la ALDF

@IBetanzosMTDF

Imprimir

Comentarios