Estados

Las clases de inglés no sirven; cruzan a EU para aprenderlo

Roberto ha vivido en Mexicali, tiene licenciatura, pero va y viene a California donde estudia el idioma en un bachillerato ◗ El sistema educativo intenta nuevas tácticas para que las escuelas mexicanas se conviertan en bilingües

Roberto es egresado de la licenciatura en Negocios Internacionales, una carrera en la que es primordial dominar el inglés como segunda lengua. A pesar de ser originario de Mexicali, Baja California, vivir a unos metros de la línea fronteriza y convivir con familiares radicados en California y Arizona, cuando egresó de la secundaria se dio cuenta que no entendía en absoluto el inglés... y se suponía que debía hablarlo. Roberto pidió a sus padres hacer el high school de Calexico en lugar de hacer la prepa en México. Logró su objetivo, en tres años dominaba el inglés y regresó a hacer  su carrera en México como lo tenía previsto.

Roberto es la muestra de que el dominio de la lengua inglesa, uno de los puntos que la Reforma Educativa ha resaltado como punto fundamental, no se está dando en las escuelas mexicanas.

Al igual que Roberto, decenas de estudiantes de Mexicali cruzan diariamente a las vecinas ciudades del Valle Imperial para cursar desde la primaria en planteles escolares de allá.

Hasta apenas el año pasado, Baja California ingresó a un programa piloto en el que la tendencia es que 300 escuelas del estado, todas ellas de nivel básico (preescolar a secundaria), manejen un programa de educación blingüe.

El coordinador de Inglés del Sistema Educativo Estatal (SEE), Javier Fernández Aceves, mencionó que de entrada se trabajaría con 200 escuelas públicas tanto de preescolar, primaria y secundaria, de las cuales 100 se ubican en Tijuana.

Aclaró que actualmente hay 380 maestros de inglés en el estado, quienes sumados a otros que también hablan el idioma aunque imparten otras materias, serían alrededor de mil 500 los que colaborarían en los planteles para lograr un inglés conversacional.

“Básicamente el procedimiento es que el plantel, ya sea federal o estatal, hablo de preescolar, primaria y secundaria, solicitan su inclusión al sistema educativo y se le asigna a un acompañante académico durante seis meses, se trata de que hablen inglés en seis meses, inglés general, cotidiano, del día a día”, explicó.

REPROBADOS. Un programa como el señalado brindaría frutos a mediano plazo, mientras tanto, de acuerdo a las estadísticas oficiales, después de dejar el nivel básico y cursar el bachillerato, la mayoría de los estudiantes no dominan el idioma inglés. Por ejemplo, las cifras del Examen del Uso y Comprensión del Idioma Inglés para Egresados de Secundaria, donde la última medición se hizo a finales del 2015, marcó que las fronterizas Tijuana y Mexicali, 57 por ciento de los alumnos no entiende nada de esta lengua extranjera, mientras que sólo un 7 por ciento alcanzaron un dominio y comprensión óptimos.

Al respecto, Coparmex Baja California y la Coalición para la Participación Social en la Educación (Copase), sostuvieron que las mediciones que se hicieron en el 2016 no fueron mejores para los estudiantes de la entidad.

Alfredo Postletwaithe, director de Copase, indicó que es aún más preocupante el ver que 8 de cada 10 alumnos que terminaron el bachillerato, tienen series deficiencias y que además, sólo el 7 por ciento terminan con un buen dominio del idioma inglés.

“Es necesario contar con docentes capacitados y certificados en el idioma inglés para todos los niveles. Nuestros alumnos deben tener la garantía de comprenderlo  de manera escrita y contar con la facilidad de interactuar con otras personas, ya que este es uno de los principales requisitos para conseguir un buen empleo en la región fronteriza”, comentó Gilberto Fimbres Hernández, presidente de Coparmex Tijuana.

Representantes de la Asociación de Maquiladoras y Canacintra en el estado, aseveraron que ante las demandas del mercado laboral transnacional, se requiere de profesionistas que dominen el inglés. En ese sentido, señalaron que incluso quienes egresan del grado universitario, llegan a tener incompleta la lengua extranjera.

DESDE EL INICIO. Ramiro Gaxiola tiene un hijo que cursa la primaria. Ante la imposibilidad de que en escuelas públicas, e incluso privadas, domine el idioma inglés, decidió inscribirlo en una escuela de la vecina ciudad de Calexico, California.

Como su caso, hay decenas de niños con uniformes de escuelas de Estados Unidos que hacen desde temprano fila en las garitas para acudir a clases en el país vecino. Incluso, de acuerdo a las cifras del sistema escolar del Valle Imperial, en el caso de la ciudad de Calexico, por lo menos un 50 por ciento del alumnado de educación básica reside en Mexicali. “Mira, lo que pasa es que quienes saben de educación, aseguran que la mejor edad para que se aprenda un idioma es la niñez. Además, para dominar un idioma tienes que estarla hablando, practicando. Por eso decidí poner a mi hijo allá, que allá practique inglés, y en casa todo en español, para que maneje ambos idiomas”, expresó.

En referencia a ello, la profesora de la Facultad de Idiomas de la UABC, Rocío Molina, consideró que en la frontera están el inglés y español en contacto continuo, además que siempre ha habido una muestra y el dominio es muy importante para las posibilidades de empleo, tras una formación superior.

“Hoy no es suficiente con saber un segundo idioma, sino tres o cuatro, se abren las oportunidades”, subrayó.

Según la docente, la educación bilingüe debe empezar desde niveles básicos para que la pronunciación sea mejor, pero la población tijuanense o mexicalense tiene además la facilidad de aprender el inglés sin que el acento delate que se trata de un segundo idioma. “Como fronterizo tienes la facilidad de aprender el inglés en la televisión, radio, la música, videojuegos”, explicó.

Javier Fernández Aceves, coordinador del Idioma Inglés del Sistema Educativo Estatal, detalló que en Baja California se trabaja ahora en un esquema de evaluación junto a la Universidad de San Diego, para determinar el nivel de inglés en los planteles y analizar las probabilidades de que sean considerados como bilingües.

“Le está dando un valor agregado al proceso educativo invaluable, los profesores nos sorprenden porque es un compromiso fuerte.  En Tecate tenemos escuelas con hasta 11 horas de inglés”, declaró.

En junio del 2017, por ejemplo, 45 planteles participaron en el programa para conocer el nivel de inglés en Tijuana y otros 40 están en evaluación, para la implementación de inglés conversacional.

“Estamos construyendo un documento técnico para en 2019, tener detectadas las escuelas que entran en esquemas pre-bilingües. Sí creo que vamos a poder tener las primeras escuelas bilingües a nivel nacional”, agregó.

Para avanzar más rápido en el programa rumbo al bilingüismo, se imparten cursos de inglés gratuitos a los maestros de educación básica, para aumentar las probabilidades de ofrecer a los alumnos más conocimientos.

Los empíricos. César Méndez no logró terminar la preparatoria, aunque ahora la cursa en línea para tener su certificado. Sin embargo, ante la imposibilidad de continuar con sus estudios durante la adolescencia, se fue a trabajar con unos familiares al Valle de Coachella, en California.

En trabajos agrícolas, de servicios y la construcción, logró de manera empírica, dominar el inglés.

Hace 5 años fue deportado, sin embargo, debido a su dominio del idioma inglés pudo conseguir un trabajo donde gana en dólares en el poblado Los Algodones, famoso por sus servicios médicos, dentales y de farmacias, los cuales son altamente demandados por norteamericanos y canadienses retirados.

Los dueños de dichos lugares, para brindar un mejor servicio, abrieron plazas laborales conocidas como “jaladores”, quienes se encargan de promover los negocios entre los extranjeros.

César y decenas de deportados, han logrado obtener esos empleos por encima de residentes de Mexicali que tienen preparatoria o carrera trunca, pero que no dominan el inglés.

“Mira, no me va mal, me gano mis 300 dólares a la semana y los gringos incluso me dan propinas. La verdad no domino gramaticalmente el inglés, pero lo hablo completo y me doy a entender, y les entiendo”, comentó.

Imprimir