Mujeres que sufren violencia son más propensas a los problemas cardiovasculares | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 15 de Enero, 2018

Mujeres que sufren violencia son más propensas a los problemas cardiovasculares

Incrementa hasta en 60% las probabilidades de padecer aterosclerosis carotídea, señala estudio del INSP. En mujeres que padecieron violencia física aumenta hasta 87%

Mujeres que sufren violencia son más propensas a los problemas cardiovasculares | La Crónica de Hoy
Casi el 40% de las encuestadas refirió haber sido víctima de asalto, maltrato físico o violación.

La exposición a la violencia, particularmente en un ataque por un extraño, constituye un mayor riesgo para la salud cardiovascular de la mujer de mediana edad, concluye el estudio “Exposure to violence and carotid artery intima-media thickness in mexican women”.

La investigación publicada en Journal of the American Heart Association es encabezada por especialistas del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), específicamente por el equipo de Martín Lajous, del Centro de Investigación en Salud Poblacional.

En el estudio participaron 634 mujeres de los estados de Chiapas y Yucatán, que se encontraban libres de enfermedad y cuyo promedio de edad era de 50 años. Adicionalmente forman parte del “Estudio de salud de las maestras (ESMaestras)” del INSP, un trabajo a largo plazo que incluye a más de 115 mil docentes mexicanas.

En el análisis se hicieron mediciones del grosor de la arteria carótida mediante imágenes de ultrasonido y se evaluó la asociación entre la exposición a la violencia y la enfermedad cardiovascular de las participantes mediante la prueba Life Stressor Checklist, la cual estima mediciones de eventos traumáticos o estresantes de las personas.

Casi el 40 por ciento del total de las profesoras participantes refirió haber sido víctima de asalto, maltrato físico o violación en algún momento de su vida, o haber atestiguado actos violentos cometidos en contra de otros. La prevalencia de violencia sexual fue del 7.1 por ciento; la de violencia física, del 23.5 por ciento; y 7.7 por ciento reportó violencia física y sexual.

La exposición a la violencia física se produjo con mayor frecuencia fuera del hogar, a manos de un extraño (13.1 por ciento), aunque cerca del 9 por ciento de las mujeres denunció violencia física en el hogar a manos de algún familiar. El 1.7 por ciento reportó incidentes violentos por parte de un extraño o un miembro de la familia

De acuerdo con los resultados del ultrasonido practicado a las maestras en el estudio, aquellas que estuvieron expuestas a la violencia mostraron en promedio un mayor riesgo de estrechamiento de las arterias carótidas que las que no sufrieron dicha exposición, lo cual puede incrementar el riesgo de un ataque al corazón o un derrame cerebral.

La diferencia porcentual entre mujeres que reportaron exposición a violencia relativa y las que no fue de 2.4 puntos, y de 3.2 entre quienes refirieron exposición a violencia física. Las participantes que informaron haber sido asaltadas o atacadas físicamente por un extraño presentaron una diferencia porcentual mayor de 4.6 puntos respecto a quienes no fueron víctimas de tales agresiones.

Adicionalmente, análisis subclínicos de aterosclerosis carotídea refieren que las mujeres que informaron exposición alguna a violencia presentaron 60 por ciento más de probabilidades de padecer aterosclerosis carotídea que aquellas que no. Por otra parte, las mujeres que reportaron haber sido expuestas a violencia física, el desarrollo de aterosclerosis fue 87 por ciento mayor que quienes no sufrieron este tipo de agresión.

Además, las mujeres con mayor exposición a la violencia presentaron mayor prevalencia de hipercolesterolemia, obesidad y comportamientos no saludables (historias de tabaquismo y obesidad), así como mayor propensión a la separación o divorcio, a la posmenopausia y al tabaquismo.

De acuerdo con los científicos, los comportamientos no saludables mostrados podrían revelar otro mecanismo potencial que vincula la exposición a la violencia con la salud cardiovascular. “Nuestros hallazgos enfatizan la relevancia en el incremento de la actividad criminal y violencia contra las mujeres en México y refuerza la necesidad de hacerlo un tema crucial dentro de la salud pública”, refiere el estudio.

Imprimir