Espectáculos

Adiós a Dolores O’Riordan, líder de The Cranberries y “reina de Limerick”

La cantante irlandesa fue encontrada sin vida la mañana de ayer en Londres, donde se encontraba en una sesión de grabaciones

“Oh my life is changing everyday/ In every possible way/ And oh my dreams”, reza la letra de Dolores O’Riordan, vocalista de The Cranberries, quien debe estar cantando ahora junto a su admirada Patsy Cline a quien admiró tanto en su adolescencia. La irlandesa falleció ayer a los 46 de forma repentina, en Londres donde se encontraba en grabaciones, según confirmó su familia. De acuerdo con la información dada al momento, fue encontrada  en el hotel Park Lane de la capital británica a las 9:05 horas.

La intérprete encontró en la música una conexión de desahogo y rebeldía en respuesta a una vida marcada por momentos traumatizantes. Ella nació en 1971 bajo el nombre de Dolores Mary Eileen O’Riordan Burton, creció con su padre en silla de ruedas, quien quedó paralítico a los dos días de que ella nació. Vivió en un área agrícola en una casa muy pequeña con tan solo dos habitaciones para los nueve integrantes de la familia, en su natal Limerick.

Para 1974, cuando Dolores (cuyo nombre proviene de la fe católica que le inculcó su madre, por lo que llegó a manifestar su admiración al papa Juan Pablo II) ya contaba con tres años era muy común verla cantando por todos los rincones de la casa, del colegio y de la iglesia donde encontró su pasión mientras  tocaba el órgano y cantaba en las misas locales.
Cuando tenía siete años se quedó sin un techo donde vivir debido a que su hermana mayor causó accidentalmente un incendio. Mientras sus vecinos ayudaban a reconstruir su casa, ella se mostraba como una niña fuera de lo común, pues no le gustaba jugar con otras niñas.

En 1981, comenzó a trabajar con su madre. En 1983, Dolores escribe su primera canción, cuando tenía 12 años de edad, el tema lo tituló “Calling”, y hablaba sobre su primer amor, un hombre mucho mayor que ella, que además era su maestro en el colegio, en el cual era conocida como la niña rara a la que apodaron “The girl who writes songs”.

Fue una adolescente a la que le gustaba la música sacra, el pop de Duran Duran (más tarde se casó con su manager Don Burton) y The Smiths, y además de admirar a Cline quería ser como Sinéad O’Connor. Esa fue una edad dura para ella, tal como lo dijo en una entrevista en la que contó que sufrió abusos sexuales durante cuatro años por un vecino. Fue entre los 8 y 12 años. Ese episodio la llevó a tener problemas psicológicos, entre ellos la depresión y la anorexia, más tarde un trastorno bipolar.

Formados en 1989, The Cranberry Saw Us era un grupo de cuatro chicos: los hermanos Noel y Mike Hogan, Fergal Lawler y el cantante Niall Quinn. O’Riordan, amiga de la novia de Quinn, se embarcó en el grupo cuando él decide salir de la banda, entonces fueron rebautizados como The Cranberries. Su salto a la fama llegó con su álbum de debut, Everybody else is doing it, so why can’t we? (1993), que incluía la canción “Linger”, sobre el rechazo y las frustraciones del desamor adolescente.

A pesar de su éxito, por un tiempo la prensa británica los despreció y los describió como provincianos irlandeses. Ella no era la chica encantadora, pero tampoco era protagonista de noticias al estilo de los hermanos Gallagher o Courtney Love. Su música llegó como un pop elegante en tiempos en los que en Estados Unidos brotaba el grunge de Kurt Cobain, Eddie Vedder o Chris Cornell, y en los que U2 parecía ausente.

The Cranberries fue la banda “para chicas” que entró en el gusto de los chicos. Su mayor éxito es “Zombie”, un alegato contra la guerra, fue escrita en memoria de dos chicos muertos en un atentado en la localidad inglesa de Warrington en 1993;  aborda el conflicto de Irlanda del Norte y refleja el hastío de la sociedad irlandesa tras tantos años de violencia.

Dolores firmó contrato con la compañía discográfica independiente Sanctuary Records y lanzó su disco como solista en mayo de 2007, con la que lanzó el álbum Are you listening?, luego un día después de la publicación de su segundo disco solista No Baggage, anunció el regreso de The Cranberries después de seis años y medio de inactividad. Así inició su segundo ciclo con la banda que ocurrió entre el 2009 y duró hasta 2018.

Los últimos años de su vida los vivió lejos de los reflectores; odiaba el Internet y la fama: “Sólo quería estar en casa, hacer la colada, llevar a mis hijos a la escuela (los cuatro que tenía). Desconectar y ser una madre”. Ella era entonces una de las mujeres más ricas de Irlanda. Hace tres años fue detenida en Nueva York por un altercado con una azafata, dentro de sus reclamos ella O’Riordan le gritaba que era “ícono mundial” y “la reina de Limerick”.  

Imprimir