Mundo

"Me duelen abusos cometidos por sacerdotes": Francisco

Francisco terminó su segunda jornada en la capital chilena con una visita privada al Santuario de San Alberto Hurtado, donde se reunió con los sacerdotes de la Compañía de Jesús.

Foto: Notimex

El Papa Francisco, quien realiza una visita apostólica a Chile, reiteró hoy aquí el dolor que siente con los casos de abusos cometidos por sacerdotes a menores de edad y pidió a Dios la valentía de pedir perdón.

En un encuentro con el mundo religioso católico en la Catedral Metropolitana de Santiago, el obispo de Roma dijo “conozco el dolor que han significado los casos de abusos ocurridos a menores de edad y sigo con atención cuanto hacen para superar ese grave y doloroso mal”.

Añadió que ese dolor se vincula al “daño y sufrimiento de las víctimas y sus familias, que han visto traicionada la confianza que habían puesto en los ministros de la iglesia”.

Luego consignó que “sé que a veces han sufrido insultos en el Metro o caminando por la calle, que ir vestido de cura en muchos lados se está ‘pagando caro’. Por eso, los invito a que pidamos a Dios que nos dé la lucidez de llamar la realidad por su nombre, la valentía de pedir perdón”.

Esta mañana, en el presidencial Palacio de La Moneda, el obispo de Roma dijo “no puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza, vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia”.

“Me quiero unir a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir”, consignó el Papa en la sede de gobierno.

En la Catedral Metropolitana, el pontífice fue recibido con mucho cariño por sacerdotes, religiosas, religiosos, consagrados, consagradas y seminaristas, quienes participaron con gran entusiasmo en el encuentro.

En el marco de su intervención, el Papa Francisco llamó a los religiosos a “renovar la respuesta al llamado que un día inquietó nuestro corazón” y recalcó que “no existe la ‘selfie’ vocacional, la foto te la tiene que sacar otro”, lo que generó risas entre los asistentes.

El arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, le dio la bienvenida al templo católico y le enfatizó que “lo hemos esperado tanto. Somos sus hermanos y hermanas, discípulos de Jesús”.

Reconoció que “la vida presbiterial y consagral en Chile pasa por horas difíciles de turbulencias y desafíos no indiferentes. Ha crecido la cizaña del mal y su secuela de escandalo y deserción”.

Luego, el Papa se reunió con los obispos chilenos en la Sacristía de la Catedral Metropolitana de Santiago, cita donde destacó la presencia del obispo emérito Bernardino Piñera, de 102 años de edad, el más longevo del mundo y con 60 años en el episcopado.

El religioso es tío del presidente electo chileno Sebastián Piñera, quien asumirá el poder el 11 de marzo próximo.

El Papa Francisco terminó su segunda jornada en la capital chilena con una visita privada al Santuario de San Alberto Hurtado, donde se reunió con los sacerdotes de la Compañía de Jesús.

havh

Imprimir