Espectáculos

Conversaciones con mamá o el valor de las relaciones familiares

Todos en algún momento hemos extrañado alguien que ya no está y tenemos conversaciones mentales, que nos hacen parecer que hablamos solos. Quizás la pérdida más grande es la de una madre.

Los actores Jesús Ochoa y Queta Lavat llevan a cabo una obra de comedia, que invita a los hijos y a las madres a reflexionar acerca de cómo aprovechar cada uno de los instantes que tengan juntos, ya que nunca se sabe, cuándo será el último día que nos tengamos que despedir de nuestros seres queridos.

La puesta en escena Conversaciones con Mamá se presenta en el Teatro 11 de Julio, en el que los actores se adentran en el ambiente de una casa cálida, donde emprenden una conversación común entre un hijo y una madre, de los problemas que ambos tienen.

Una historia en la que Queta Lavat interpreta el personaje de la mamá tierna y amorosa que padece de alzhéimer, que hace que la memoria se deteriore al paso de la edad. Mientras Jesús Ochoa interpreta al hijo que acude a casa de su mamá para platicarle de los problemas que enfrenta con su esposa e hijos, así como del trabajo.

En una divertida comedia, que trae consigo un mensaje de amor. Es una historia de Santiago Carlos Oves basada en un filme argentino que lleva el mismo nombre  que recibió varios premios internacionales.

Explora la relación entre una madre y su hijo. Ella es una mujer octogenaria y él un cincuentón. Él tiene una esposa, dos hijos, casa, dos autos y una suegra que atender, mientras que ella se las arregla sobrellevando su vejez con dignidad. La vida cotidiana de ambos cambiará cuando por motivos laborales el hijo tenga que vender el departamento de su madre.

Entonces, descubrirá algunos secretos que ella guardaba, entre los que le confiesa tener un novio menor que ella, y revela sucesos importantes acerca del padre de su hijo. “Es una obra bastante buena, yo que no tengo a mi madre me identificó mucho y me pega bastante. La verdad desde que leí el libreto, no podía dejar de aceptar y trabajar con Queta es más que gratificante, es una obra de humor, pero también de reflexión, quieran y amen a sus madres”, mencionó al termino de la primer función Jesús Ochoa en entrevista con Crónica.

“Mi vida la he dedicado a actuar, pero este papel de verdad que es de los que más he disfrutado, Fue duro el platicar con mamá a través de Queta, pero les aseguro que quien no llore, es porque no tiene sentimientos”, finalizó el actor de 88 años de edad.

 

Imprimir