Mundo

El papa Francisco siente “dolor y vergüenza” por pederastia en Chile

Se reunió en privado con víctimas de curas pederastas “para que le contaran su sufrimiento”. Indignación tras invitar a ceremonia a obispo acusado de encubrir al cura con más denuncias

El papa Francisco declaró ayer desde Santiago de Chile que siente “dolor y vergüenza” por los numerosos escándalos de abusos sexuales cometidos por clérigos chilenos, ante el silencio cómplice de jerarcas que tenían conocimiento.

“No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza ante el daño irreparable causado a niños por parte de los ministros de Iglesia”, clamó el Pontífice en su primera intervención pública, en el Palacio de La Moneda, ante la presidenta Michelle Bachelet y su sucesor, Sebastián Piñera.

Los escándalos han devorado la imagen de la Iglesia sobre todo desde el estallido en 2011 del caso Fernando Karadima, un sacerdote y guía espiritual, condenado por abusos prolongados a adolescentes y jóvenes de clase media acomodada y familias muy conocidas y tradicionales de Santiago.

Tras solicitarlo insistentemente, el Papa accedió a reunirse, después del almuerzo, con víctimas de abusos sexuales. Aunque se desconoce lo que platicaron, ya que se trató de una reunión privada, se esperaba que el pontífice accediera a destituir al obispo Juan Barros, quien, según numerosos testigos, toleró y silenció durante muchos años al depredador sexual Karadima. Sin embargo, la petición probablemente caerá en saco roto, puesto que Francisco, no sólo ha defendido en varias ocasiones al obispo, asegurando que no hay pruebas contra él, sino que ayer participó con todos los demás miembros de la jerarquía chilena en la misa masiva que el Papa dio en el Parque O’Higgins, ante unos 400 mil fieles.

“Dice una cosa, hace otra”. Según relata El País, la presencia del obispo fue captada por las cámaras de televisión y provocó la indignación de Marta Larraechea, esposa del expresidente Eduardo Frei (1994-2000). “Barros participa de la ceremonia en Parque O’higgins. Qué vergüenza ¿De qué pide disculpas el Papa? No le creo nada, dice una cosa y hace otra”, se quejó en Twitter.

Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes de Karadima, quedó “mal impactado” con las palabras de perdón esgrimidas por el Papa y replicó: “Siempre hablan del dolor y vergüenza que ellos sienten y no se refieren al dolor y la vergüenza que sentimos las víctimas. Que digan que lo único que quieren es apoyar, cuando lo único que han hecho es abofetearnos cada vez que pedimos ayuda y verdad, me parece, no sé qué palabras decir, del dolor que me causa”, dijo a una emisora de radio. “Tratar de quedar bien ante la prensa y ante los que lo apoyan es vacío y es barato, las acciones son los concretos“, agregó.

 

Imprimir