Papa Francisco condena la violencia y llama a unidad de los pueblos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 17 de Enero, 2018

Papa Francisco condena la violencia y llama a unidad de los pueblos

Condenó “la violencia que destruye la vida humana, no se puede pedir reconocimiento aniquilando al otro, la violencia llama la violencia”.

Papa Francisco condena la violencia y llama a unidad de los pueblos | La Crónica de Hoy

El Papa Francisco condenó hoy la violencia y llamó a la unidad en la homilía de la “Misa por el Progreso de los Pueblos”, la que se efectuó en Temuco, Chile, región indígena que está azotada desde hace años por hechos violentos.

El mensaje del pontífice tuvo especial relevancia para Chile porque lo realizó en el corazón de La Araucanía, donde grupos radicales mapuches han realizado en los últimos años atentados, en su mayoría incendiarios, en el marco de una reivindicación de sus tierras ancestrales.

El Papa Francisco, quien inició su homilía con un saludo especial en mapudungún, el idioma mapuche, condenó “la violencia que destruye la vida humana, no se puede pedir reconocimiento aniquilando al otro, la violencia llama la violencia”.

Criticó los acuerdos “que quedan solo en palabras” y dijo que aquello “también es violencia porque frustra la esperanza”, tras lo cual llamó a “buscar el diálogo para la unidad” en esa zona del país, distante 680 kilómetros al sur de Santiago.

“La unidad es una diversidad reconciliada”, aseveró el pontífice, quien abogó por la “solidaridad como forma de tejer la unidad, de construir la historia”, luego de lo cual pidió a Dios convertirlos en “artesanos de la unidad”.

El pontífice elogió la belleza natural de La Araucanía, “este paisaje nos eleva a Dios”, y citó a la premio Nobel de Literatura 1945, la chilena Gabriela Mistral, y a la cantautora Violeta Parra, quien escribió el tema “Arauco tiene una pena”.

Francisco dijo que los suelos de La Araucanía “cantan con tristeza” y recordó las “graves violaciones a los derechos humanos” cometidas durante la dictadura (1973-1990) en el lugar donde se realizó la misa, el Aeródromo Maquehue, de propiedad de la Fuerza Aérea de Chile (Fach).

De acuerdo con organismos defensores de los derechos humanos, Maquehue fue uno de los centros de detención más grandes del sur chileno tras el golpe de Estado de 1973 y al menos 500 personas pasaron por ese lugar en las primeras semanas de la dictadura, las que fueron detenidas, torturadas y muchas de ellas asesinadas.

El Papa indicó que la misa de este miércoles, a la que asistieron más de 100 mil personas, “la ofrecemos por todos quienes sufrieron y murieron” e hizo alusión a “tanto dolor y tanta injusticia” que se vivió en el lugar hace décadas.

La etnia mapuche tuvo una presencia constante en la misa, ya que participaron con sus instrumentos musicales autóctonos e incluso al inicio realizaron una rogativa en el altar que fue aclamada por los presentes.

Francisco abordó este miércoles por la mañana un avión para trasladarse de Santiago a Temuco y, tras un almuerzo en esta zona indígena con representantes de grupos mapuches, retornará a la capital para reunirse con los jóvenes en el Templo Votivo de Maipú y con el mundo académico y cultural en la Universidad Católica.

El jueves, el Papa se despedirá de Santiago para viajar a la norteña ciudad de Iquique, mil 760 kilómetros al norte de la capital, donde oficiará una misa multitudinaria y almorzará, tras lo cual viajará a Lima, Perú, en la segunda y última parada de su gira sudamericana.

ijsm

Imprimir