¿Qué hay detrás de los 100 mdd para Gruden en Raiders? - Fernando Argueta | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 18 de Enero, 2018
¿Qué hay detrás de los 100 mdd para Gruden en Raiders? | La Crónica de Hoy

¿Qué hay detrás de los 100 mdd para Gruden en Raiders?

Fernando Argueta

Hace unos días me preguntaban que si era desproporcionado, por no decir una locura, el contrato que le ofrecieron a Jon Gruden para dirigir a los Raiders de Oakland (en dos años de Las Vegas) por 100 millones de dólares en 10 años.

No es difícil responder que, en efecto, lo es.

Tentado por la curiosidad, busqué los salarios de algunos de los entrenadores mejor pagados en la NFL, y aunque en la cantidad anual algunos están cerca de Gruden, la temporalidad del acuerdo supera por mucho al rango promedio entre los demás estrategas de la Liga, pues los contratos por lo general son de cuatro o quizá cinco años, no más.

Así que la tarea para la imaginación es especular qué hay detrás de esa impactante firma por 100 mdd para un coach que lo convierte en el entrenador mejor pagado de la historia; porque soltarle así nada más 100 mdd a un coach que no ha estado en activo en más de una década por el simple deseo de que vuelva a la franquicia donde tuvo éxito (más no su clímax ya que ganó un Super Bowl pero con Tampa Bay), suena a un capricho del dueño del conjunto, Mark Davis, o más inteligente aún, a una movida publicitaria sin precedente.

LOS MEJOR PAGADOS

Porque siendo sinceros, un contrato de esa clase se le entrega a un coach que viene de ganar un título y obtiene una extensión más que merecida con el mismo equipo o que pasa de una franquicia a otra precedido de éxitos. Los casos son múltiples:

Los mejor pagados eran Pete Carroll, de Seattle, a quien le dieron 8 mdd anuales tras sus recientes apariciones en Super Bowl y un título; Sean Payton, de Nueva Orleans, también con 8 mdd por mantener a los Santos como contendientes. Le siguen Bill Belichick, de Nueva Inglaterra, con 7.5 mdd por su excelencia al frente de los Patriotas. De hecho, si existiera un tabulador, Belichick debería ser el mejor pagado por méritos.

En la lista le iguala Andy Reid de Kansas City, también con 7.5 mdd tras pasar de Filadelfia a Kansas y por su indudable capacidad, y John Harbaugh, de Baltimore con 7 mdd por su estabilidad.

Todos los anteriores tienen un historial reciente que avala ese salario y ni aún así, al ver la temporalidad de sus contratos están ni cerca de esos 100 mdd por una firma como lo hizo Gruden.

IMÁN DE TAQUILLA

No obstante, ¿dónde puede estar el secreto de esa bomba mediática de un contrato de ese tamaño?

Pues bien, en un par de años los Raiders se mudarán a Las Vegas, lejos de su fiel y característica afición para colonizar otra ciudad en otro estado (Se van de California a Nevada), y cuando un equipo hace eso, necesita un imán, y en este caso, que mejor que un coach carismático no sólo para la afición de Oakland (después de todo ya no estarán ahí), sino de toda la NFL como Gruden, que no sólo vende simpatía, sino esperanza de triunfo con alcances de Super Bowl.

Si alguien piensa que esto es descabellado, sólo recordemos que cuando los Carneros regresaron a Los Angeles tras su salida de San Luis hace un par de años, en 2016, la estrategia era clara en el Draft de ese año. Necesitaban seleccionar a un ícono colegial californiano para ganar afición y lo consiguieron en el mariscal de la Universidad de California en Los Angeles, Jared Goff. Es verdad que no tuvo el inicio adecuado en la Liga, pero mucha afición de la ciudad angelina se sintió contenta con la llegada de un ídolo colegial a su equipo.

De hecho, incluso se llegó a barajar que los Carneros le ofrecieron un buen contrato a Peyton Manning para que terminara su carrera con ese equipo y así tener un imán probado para los fanáticos de LA.

Y si aún lo dudan, bastan los casos de la gente de tal o ciudad que pedían a gritos la llegada de un ícono universitario de la ciudad o de la región para llegar a su equipo profesional local, como sucedió cuando la afición de los Texanos de Houston querían que el equipo seleccionará en 2014 a Johnny Manziel, todo un ícono del Estado al triunfar con la Universidad de Texas A&M.

Otro muy citado, y que pudo haber cambiado incluso la historia de un par de equipos en la NFL, fue el de Dan Marino que tras egresar de la Universidad de Pittsburgh, era la elección indicada y casi natural para tomar el relevo de Terry Bradshaw en los Acereros. Los fanáticos pedían a gritos que lo eligieran y hasta el entonces presidente del equipo, Dan Rooney, lo deseaba, sin embargo, fue el coach Chuck Noll quien decidió no reclutarlo por diversas circunstancias. Al final Miami se lo llevó.

Dado lo anterior, no cabe duda que la escena para ganar afición y popularidad en Las Vegas ha sido bien montada en principio para los Raiders con la llegada de Jon Gruden; lo siguiente es lo más difícil: no sólo ganar y convencer, sino ser campeones, porque un contrato de ese tamaño no puede tener otra clausula implícita, ya sea escrita o no, que la de ganar el Super Bowl. Gruden lo sabe, el reto es cumplirlo.

Imprimir

Comentarios