Cultura

Alistan temporada Cruzar la cara de la Luna, ópera escrita para mariachi

La Ópera de Nueva York prepara la escenificación de Cruzar la cara de la Luna, considerada como la primera ópera en el mundo escrita específicamente para música de mariachi.
Con libreto de Leonard Foglia y música de José Martínez, quien fuera compositor y arreglista del Mariachi Vargas de Tecalitlán, la ópera será montada en cuatro funciones del 25 al 28 de enero en el Rose Theater del foro Jazz at Lincoln Center, en Manhattan.
Cruzar la cara de la Luna fue comisionada por la Ópera de Houston en 2010, y es reconocida como la primera ópera para mariachi en la historia. Más tarde, Foglia y Martínez crearon una segunda ópera para mariachi, El pasado nunca se termina.
Octavio Moreno, barítono mexicano originario de Sinaloa y quien personifica a Laurentino, personaje principal de la ópera, explicó que comenzó a estudiar música por su pasión al género ranchero, el cual dejó de cantar durante años para concentrarse en su formación de barítono clásico.
En entrevista, Moreno declaró que el director de la ópera de Houston, Anthony Freud, quien más tarde también dirigiría la Ópera de Chicago, comisionó Cruzar la cara de la Luna luego de que lo escuchara cantar una canción ranchera.
“Hay muchas cosas muy innovadoras. La primera es que es una ópera donde en vez de orquesta hay un grupo de mariachi, y la otra es que Freud no quería que la música fuera escrita por un compositor de música clásica sino de canciones tradicionales mexicanas”, aseveró Moreno.
Además de Moreno, participan Cecilia Duarte, Efraín Solís, María Valdés, Daniel Montenegro, Vanessa Alonzo, Miguel de Aranda y Miguel Núñez. La música está a cargo del Mariachi Los Camperos, ganador de un Premio Grammy, bajo la conducción de David Hanlon.
La ópera, cantada en inglés y en español, sigue a tres generaciones de una familia definida por la frontera, que cruzaron en numerosas ocasiones. La narración se centra en Laurentino, un obrero mexicano octogenario que recuerda a la familia que dejó atrás y a la que procreó en Estados Unidos.

Imprimir