Diálogo y acuerdos en el PRI local

Jany Robles Ortiz

Los priistas de la ciudad se preparan para elegir a quienes serán sus candidatos en el proceso electoral de julio próximo. En todos sus sectores y organizaciones se percibe una gran efervescencia por buscar la oportunidad de contender por un cargo de representación popular.
La motivación de los priistas capitalinos es consecuencia del productivo trabajo que han desarrollado en sus comunidades, con la gestión de beneficios sociales tangibles y la atención permanente de las legítimas demandas ciudadanas.
A pesar de las grandes limitaciones que han enfrentado, los prii­stas no se arredran y caminan unidos por objetivos comunes, alejando de sus filas diferencias que en procesos pasados debilitaron sus fortalezas. Hoy, con diálogo y acuerdos trabajan para recuperar la confianza y el apoyo de los ciudadanos.
La tarea de conseguir los sufragios necesarios para ganar escaños no será fácil; sin embargo, en el PRI local entendieron la lección y reconocen que su mayor fortaleza radica en la unidad.
Con esa convicción caminan al lado de sus precandidatos a la Presidencia de la República y a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad, José Antonio Meade y Mikel Arriola, respectivamente, quienes a pesar de las insidiosas arengas de sus adversarios, se posicionan con mayor fuerza en el ánimo de los mexicanos por su asertiva comunicación, por su amplia experiencia en el servicio público y por su irrefutable honestidad, sin cola que les pisen.
Sin temor a quienes advierten que juntos son invencibles y que por el tiempo que dure esta elección guardarán en un baúl sus principios y doctrinas, y a los emisarios de un ocurrente mesías dueño de las acciones y voluntades de los integrantes de su Movimiento, los priístas de la ciudad confían en su capacidad para competir con grandes posibilidades de ganar el proceso comicial del primer día del mes de julio.
En este escenario de definiciones, terminó la farsa que orquestaron en el sol azteca, y en la que lamentablemente un funcionario ejemplar del gobierno local —encargado de la salud de los capitalinos—, fue sometido a una competencia desleal que nunca podría ganar.
@JanyROrtiz

Imprimir

Comentarios