Apuntalar la campaña

Cecilia Téllez Cortés

Si algo ha quedado claro, es que desde que el presidente Enrique Peña Nieto retomó su agenda de actividades públicas tras el asueto decembrino, es que va con todo para apuntalar la precampaña del ex titular de Hacienda, José Antonio Meade.

Más allá de si la precampaña de Meade levanta o no, si genera o no entusiasmo, si esconde al PRI como quien esconde a la novia fea, el mandatario está de lleno en la precampaña y lo estará en la campaña del abanderado del PRI, que no es del PRI, pero que contiende con esas siglas para la Presidencia de la República.

En el Hangar Presidencial el día 8 de enero, al calor de una convivencia para partir la Rosca de Reyes con los reporteros que cubrimos sus actividades de forma cotidiana, el presidente Peña Nieto respondió a las acusaciones formuladas por el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, quien denunció la falta de recursos federales para el estado que gobierna.

A ello, el presidente Peña Nieto subrayó que el “gobierno de la República no puede ni merece ser descalificado, y menos señalado, por no estar respaldando al gobierno de Chihuahua”.

Calificó la rueda de prensa ofrecida por Corral durante la mañana de ese lunes como “un acto político  y auténticamente cargado de signo partidario.”

El lunes pasado, en la inauguración de un batallón y una unidad militar en Jalisco, el presidente Peña Nieto fijó su postura frente a una de las propuestas que más polémica han generado en los discursos del precandidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador: la amnistía a grupos de la delincuencia organizada. Y aunque Alfonso Durazo la matizó señalando que la propuesta iba en el sentido de proteger a los ciudadanos que por necesidad económica han tenido que caer en las filas de los trabajos para grupos delincuenciales, lo cierto es que la propuesta no había recibido comentarios de parte del Presidente de la República.

Hasta este lunes cuando, de forma tajante, dijo que “para que la sociedad cuente con seguridad y justicia, no puede haber perdón, ni olvido, para los delincuentes. No puede haber borrón y cuenta nueva. Dejar hacer y dejar pasar a los criminales, significaría fallarle a la sociedad y traicionar a México”.

Dejó en claro que desde el inicio de su gestión se ha hecho la parte que  corresponde en la lucha contra las organizaciones delictivas y comprometió que lo seguirá haciendo “con firmeza y determinación” hasta el último día de esta gestión.

Por respuesta, el propio López Obrador le espetó: “No voy a condenarlo, por lo que dijo, por esa indirecta. Pienso que debe reflexionar y garantizar que haya una transición pacífica, democrática”.

El tabasqueño consideró que el Jefe del Ejecutivo Federal “tiene todo el derecho a manifestarse, a expresarse, yo no voy a convertirme de la noche a la mañana en cuestionador de Peña Nieto”.

En ocasión de un anuncio de inversión de Volaris en Los Pinos, el mandatario no tuvo empacho en externar lo que verdaderamente le preocupa.

Que ante el extendido descontento social, los mexicanos tomen decisiones que puedan provocar angustia y preocupación al país.

Consideró que la intención es  nublar nuestra vista a los avances y desarrollo que ha tenido México.

En varias ocasiones, el mandatario se ha pronunciado por mantener el rumbo de crecimiento y desarrollo.

De hecho, ayer, poco antes de viajar a Paraguay, al participar en la conferencia Latinoamericana organizada por el grupo Santander en Cancún, el mandatario hizo hincapié en los logros de su administración en materia al señalar que el crecimiento económico del país ha sido superior en 120 por ciento a la administración de Vicente Fox y 85 por ciento a la del panista Felipe Calderón.

La incursión, de forma más visible por parte del presidente Peña Nieto en la precampaña de Meade, no es un hecho que fortuito; deja ver que, desde la visión presidencial algo no está funcionado en el búnker priista y no es descabellado pensar que pronto haya cambios o un golpe de timón si de verdad aspiran a llegar a arañar el triunfo en las próximas elecciones.

 

ENTRESIJOS. El próximo lunes el presidente Peña Nieto regresará a Acapulco, puerto donde recibió el nuevo año; esta vez lo hará para entregar diversas obras de infraestructura carretera... En vísperas de iniciar los periodos ordinarios en el Congreso, los legisladores Ana Lilia Herrera,Mariana Benítez y Javier Lozano, voceros de la precampaña de José Antonio Meade, reiteraron el llamado de éste para consolidar el Sistema Nacional Anticorrupción y de esta forma combatir la impunidad. La legisladora consideró de vital importancia que las fuerzas políticas representadas en el Congreso se sienten a debatir y acabar con los pendientes que hay en ambas  cámaras para poder consolidar el Sistema Nacional Anticorrupción. La presidenta de la Junta de Coordinación Política del Senado indicó que Meade tiene claro que la impunidad lastima a la sociedad, alimenta la corrupción y desgasta la confianza de los ciudadanos en las instituciones. En un mensaje a nombre del precandidato, dijo que el llamado es a culminar con los nombramientos del Fiscal General y del Fiscal Anticorrupción y terminar de discutir los lineamientos de la Ley de la Fiscalía General del la República, la cual está “atorada” en el Senado.

@cecitellez

cetece@gmail.com

Imprimir

Comentarios