Nacional

La percepción de la inseguridad se alínea con el alza de asesinatos violentos

La percepción de inseguridad en las ciudades mexicanas se encuentra en el punto más elevado desde que INEGI comenzó a medir este dato en 2013; paulatinamente desde 2015, aun antes de que detonara el aumento en el índice de asesinatos, los mexicanos que habitan las ciudades del país se sienten más inseguros.

El porcentaje de quienes dicen vivir en una población urbana poco segura ronda actualmente 76 por ciento. Entre junio y diciembre del año pasado este dato se mantuvo constante de acuerdo con la Encuesta Nacional De Seguridad Pública Urbana, un fino instrumento de medición estadística del INEGI creado en 2013 y que incluso ahora se da el lujo de registrar qué tanta confianza tiene la población en las diferentes corporaciones que se ocupan de la seguridad pública. Como es costumbre ya las fuerzas federales superan en este renglón, por mucho, a las fuerzas estatales.

Hay cierta consistencia estadística entre la percepción (es decir, cómo se siente más allá de qué cosas en concreto haya vivido personalmente) y el aumento en el número de homicidios violentos que se ha publicitado mucho en medios masivos de comunicación.

En el primer trimestre de 2017 se vivió el último descenso en ambos factores y desde entonces los datos empezaron a elevarse hasta marcar el punto más alto en la historia de ambas mediciones.

Otra consistencia evidente es que las ciudades que están registrando problemas de homicidios violentos, como son los casos de Chilpancingo o Reynosa, también tienen un altísimo nivel de percepción de inseguridad, 95 por ciento en ambos casos, es el registro de ciudadanos que dicen vivir en una población insegura.

Mérida, Puerto Vallarta y Campeche, son poblaciones donde la percepción de inseguridad es la más baja en el país (algo más de la tercera parte de la población).

Respecto a la Ciudad de México, Gustavo A. Madero, Iztacalco y Venustiano Carranza serían las demarcaciones donde el indicador se deterioró hasta llegar aumentó al 92.7 por ciento de percepción de inseguridad.

 

Los cajeros, principal foco del miedo ciudadano

Los cajeros automáticos, los bancos y el transporte público fueron los lugares donde la mayoría de los habitantes de las ciudades mexicanas se sintieron más inseguras durante 2017.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 8 de cada 10 adultos se sienten inseguros en los cajeros automáticos, en tanto que el 7 de cada 10 se siente inseguros en el transporte público y en los bancos.

Las calles generan un tanto menos esta sensación. La tarcere parte de los urbanícolas mexicanos cree que la inseguridad empeorará en los próximos 12 meses, una situación similar a lo que el propio INEGI reportó hace un año.

LAS MUJERES

El sector femenino de la población muestra claramente sentirse más afectada por la inseguridad que la porción masculina. Mientras que 80 por ciento de las mujeres dicen que se sienten inseguras en el lugar que habitan, en los hombres este porcentaje, aunque se mantiene alto, es del 70 por ciento.

LO QUE MIDE

La encuesta del INEGI denominada ENSU se realiza desde 2013 y es complementaria a otras encuestas de percepción ciudadana sobre temas de seguridad pública.

Su foco de atención es la población que vive en ciudades, para lo cual toma una muestra representativa que permite inferir cómo vive la inseguridad toda esta población.

Este ejercicio estadístico se ha realizado cada trimestre durante cuatro años consecutivos, comienza a dar referencias estatales y también de ciudades en concreto.

Es importante remarcar que la encuesta mide la percepción, es decir, la sensación de la población respecto a la inseguridad, y no señala en sí misma quiénes han sido víctimas directas del delito.

Imprimir