Cultura

“La ciencia y la religión se necesitan cada vez más”: Luis de Tavira

La unión entre ciencia y la religión que Pierre Teilhard de Chardin planteaba, fue retomada por Luis de Tavira, José Ramón Enríquez y José María de Tavira, quienes crearon El corazón de la materia, montaje que habla sobre la esperanza.

Luis de Tavira explica que la puesta en escena tiene como punto de partida “la perplejidad que vivimos este momento decisivo en el mundo y de modo particular en el país, un tiempo de crisis, de cuestionamiento, en el que constatamos el surgimiento de una catástrofe en las relaciones del modelo de desarrollo que el mundo ha adquirido y sus relaciones con la Tierra”.

El dramaturgo también reflexiona sobre las condiciones del modelo económico y social que, según él, no pueden continuar como se manejan, aún más porque hay cierto nivel de “barbarie” que nos rodea.

Pierre Teilhard de Chardin fue un científico, paleontólogo, filósofo, teólogo y poeta, que trabajó por hacer más estrecha la relación entre religión y ciencia, tema que el director del montaje considera importante, pues las nuevas generaciones se preguntan hacia dónde va el mundo, cuestionamiento que traslada a otros temas como el tiempo y la esperanza.

“El teatro nos ha convertido en espectadores de nuestra realidad. El teatro es el arte de la peripecia, el arte que testimonia aquello posible de cambiar. Teilhard de Chardin fue un jesuita del siglo XX, constructor de una visión, importante actualmente porque vivimos un tiempo donde ya no hay visionarios”.

De acuerdo con Luis de Tavira, la obra del científico jesuita también indaga sobre la necesidad de descubrir la vida del espíritu, que está en un mayor rango que la vida de la inteligencia y de la ciencia.

“Teilhard promueve el respeto a la Tierra, el compromiso con la naturaleza, la defensa de bosques y selvas, batallas que están en las comunidades de este país. El montaje arranca con testimonios vigentes y desgarradores nucleares, pertinentes porque vivimos tiempos de amenazas nucleares, de políticos esperpénticos jugando a la competencia de los botones”.

Al final de la obra, sostiene De Tavira, el espectador podrá tener entusiasmo por la defensa del mundo y habrá un cambio en el pensamiento, pues son problemáticas que involucran a toda la humanidad.

La temporada de El corazón de la materia marca el inicio de actividades en el Centro Nacional de las Artes, indica Ricardo Calderón, director del Cenart: “La obra de Teilhard de Chardin nos hace pensar en el gran vínculo que ha habido entre lo religioso y la ciencia. El montaje hace un esfuerzo enorme para conjugar y entender la ciencia como parte de la espiritualidad y la evolución como un camino ascendente hacia la divinidad”.

La obra es producida por Enrique González, quien anuncia que la creación ya se encuentra publicada por Ediciones El Milagro, pues pretenden llegar a la mayor cantidad de personas con el mensaje de que se puede encontrar “la razón de la existencia en el espíritu”. 

Santiago Aranda, Consejero de la American Teilhard Asociation, declara que ha habido un resurgimiento del pensamiento de Teilhard de Chardin, a partir de obras de teatro y sinfonías a nivel mundial: “El pensamiento de Teilhard es más pertinente hoy, inclusive que cuando vivía. La ciencia y la religión se necesitan cada vez más, a pesar de que la ciencia se ha acercado más a la religión, la religión se necesita acercar más a la ciencia”.

 

► El corazón de la materia se presentará del 1 de febrero al 4 de marzo en el Teatro de las Artes, del Centro Nacional de las Artes. Las funciones de jueves y viernes serán a las 19:00 horas y costarán $30; mientras que sábado y domingo, a las 18:00 horas, costarán $100.

 

Imprimir