Nacional

Luz ultravioleta, no virus, causó conjuntivitis al Presidente

Despúes de 124 pruebas a los asistentes al evento de Querétaro, Narro concluyó que fue esa luz la causante de la irritación de ojos a varios acompañantes del mandatario ◗ Descarta el titular de Salud causas biológicas

El titular de la Secretaría de Salud (SSa), José Narro Robles, confirmó que los casos de irritación en los ojos que afectó el viernes de la semana pasada al presidente Enrique Peña Nieto y varios integrantes de su gabinete, durante un evento oficial en el estado de Querétaro, fueron cuadros de conjuntivitis, ocasionados por la luz ultravioleta emitida por tres juegos de lámparas que se utilizaron durante el evento.

Recordó que tal situación se registró en el marco de la inauguración del Centro Nacional de Tecnologías Aeronáuticas, por lo que se procedió a análisis de laboratorio, en los cuales se descartó por completo que los síntomas se debieran a la presencia de agentes biológicos (virus) o químicos “en todos los casos el resultado fue que no se encontraron estos virus para los que tenemos la tecnología, el método y que son frecuentemente asociados a los casos de conjuntivitis”.

En conferencia de prensa, Narro Robles precisó que se diseñó y aplicó un cuestionario epidemiológico a varios de los asistentes y se tomaron muestras en personas afectadas y no afectadas.

En total, se aplicaron 128 cuestionarios y se tomaron 124 muestras de los ojos: 28 a personas afectadas y 96 no presentaron sintomatología alguna, y después se obtuvo información adicional de otras 20 personas.

Ante ello, el funcionario federal aclaró que la conclusión es que: “Nosotros estamos persuadidos de que hay una asociación entre la radiación ultravioleta de las lámparas utilizadas en el evento y la generación del problema de estos cuadros de conjuntivitis, algunos leves otros más severos, lo cierto es que todos prácticamente se han han recuperado”.

Además, al día siguiente del evento, es decir, el sábado se tomaron muestras del piso del evento, de la malla que cubrió el espacio de la carpa, de las alfombras utilizadas para medir el PH y saber si existía algún exceso de acidez o alcalinidad, ya que alguna de estas en condiciones extremas pueden producir irritación en los ojos “pero en todos los casos las pruebas salieron negativas”, además de que no se encontraron restos de plaguicidas.

Esto nos ha llevado a sostener, con base en análisis estadísticos y de riesgo que el mayor riesgo fue para las personas que se ubicaron en el estrado un segundo nivel de riesgo fue para las personas dentro de la carpa ubicada delante de las lámparas utilizadas, y un tercer nivel de riesgo fue para quienes tenían acceso temporal al estrado.

El síntoma más frecuente y evidente fue el enrojecimiento de los ojos, el segundo, la sensación de cuerpo extraño en el ojo, de que algo entró, un pequeño polvito, un cabello, una pestaña, intolerancia a la luz, lagrimeo, dolor, que puede ser muy importante si la afectación fue mucha.

Imprimir