Ciudad

Locales de autopartes, inmunes a operativos y clausuras

◗ Crónica realizó un recorrido por La Ronda y la Buenos Aires, ambas en la delegación Cuauhtémoc, y comprobó que los locales operan a pesar de tener sellos del Invea ◗ Los comerciantes borran el número de serie de la mercancía para evitar que sean identificadas

A pesar de los operativos realizados por parte de las autoridades capitalinas para inhibir la venta de autopartes robadas y la suspensión de locales que no lograron demostrar la autenticidad de sus productos, estos continúan operando de manera clandestina.

En un recorrido realizado por Crónica se logró constatar que en lugares como La Ronda y la colonia Buenos Aires la venta de autopartes se lleva a cabo aún después de haber sido cerrados algunos establecimientos.

El cliente únicamente tiene que llegar al local y tocar la puerta para que los encargados abran y ofrezcan las piezas que obtuvieron de manera ilegal.

Los establecimientos que cuentan con sellos de suspensión y que se encuentran a simple vista cerrados, si dan servicio.

Basta que sus compañeros de los locales que están a los lados informen a los clientes que con dar unos golpes en las cortinas o puertas serán atendidos.

“Los de allá, llegan más tarde pero si les tocas a estos que están pegados a mí si abren y te dan el servicio. Tóqueles para que vea que sí están, si son clientes conocidos hasta te dejan pasar”, comentó un hombre que tenía su local de autopartes abierto y estaba al pendiente de quién llegaba o quién sólo busca asesoría.

Ya adentro del establecimiento los comerciantes ofrecen el servicio y ayudan a sus clientes a encontrar el accesorio que busca para reemplazar el que se le rompió o le robaron. 

Cada local forma parte de una red delincuencial que se encarga de monitorear en dónde sí cuentan con la pieza solicitada por el posible comprador.

Espejos laterales, calaveras, facias y tapones, en ese orden según los encargados de algunos negocios, son los artículos más solicitados.

“Ahorita no tengo la pieza que me pide pero si me da una hora se la consigo rápido y se la doy, nueva, sin reparar y original”, contestó un joven mientras esperaba afuera de su local.

A decir de Pedro, que cuenta con un negocio en la colonia Buenos Aires y se dedica a vender piezas que cuentan con los parámetros legales, dijo que es posible romper la cadena de robo-venta si se endurecen los mecanismos para marcar todas las partes de un coche.

Explicó que no basta un número de serie, pues éste es borrado y la pieza en cuestión entra al mercado negro como “sustituto”, es decir, como si hubiese sido fabricada en un lugar que no es la agencia pero de manera legal “algo así como hecha en China”.

Sin embargo, aseguró que el mercado de venta de autopartes es uno de los más complejos que puede existir debido a que existe una amplia gama de marcas de autos.

Dijo que ya se tienen detectadas de qué colonias y delegaciones llega la gente a buscar las refacciones que les fueron robadas o que sufrieron algún colapso.

“Regularmente de la colonia Del Valle, vendemos más autopartes para Nissan, Chevrolet, Ford; mientras que de la Roma, Juárez o Chapultepec vendemos de la marca Toyota, BMW y otras marcas que son caras y mientras mejor sea la colonia piden refacciones más caras”, explicó el hombre. 

VARIACIÓN DE COSTOS. De acuerdo con los vendedores que se sitúan en La Ronda, Buenos Aires y Juventino Rosas, las autopartes más solicitadas son las de los autos Versa y Aveo, pues estas dos marcas son las más baratas para registrar en la plataforma de Uber.

Por ejemplo, en la agencia una facia, espejo retrovisor o calavera van desde los 3 mil a 5 mil pesos, mientras que en algún local del mercado negro la compra de cualquiera de éstas no supera los 2 mil.

“Las facias las tenemos en 700, en la agencia sale en 4 mil pesos, los retrovisores los tenemos en 800 o 900 y las calaveras no pasan de mil, la ventaja de comprar con alguien como yo que tiene todo legal es que sí son partes totalmente legales”, explicó.

Pedro detalló que todas las autopartes contienen un código de seguridad y esos caracteres aparecen en los registros de robo, aunque en realidad estos son borrados para que no se detecten.

Los datos

OPERATIVOS

La Secretaría de Seguridad Pública capitalina, en coordinación con la Procuraduría capitalina (PGJ-CDMX), la Secretaría de Finanzas, a través de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF-CDMX), y el Instituto de Verificación Administrativa (INVEA-CDMX), han realizado en el último año alrededor de tres operativos para revisar la legalidad de autopartes.

CLAUSURAS

De acuerdo con los registros, el 4 julio de 2017 se realizó un operativo en La Calzada de la Ronda de la colonia Peralvillo. Ante la  revisión de la legalidad de autopartes se cerraron al menos 15 establecimientos.

El 15 de agosto de 2017, autoridades capitalinas decidieron realizar de nueva cuenta un operativo en la colonia Juárez, durante el operativo se registraron diversos enfrentamientos donde resultaron tres personas lesionadas y dos más fueron detenidas por resistencia de particulares.

Las dependencias suspendieron actividades en al menos 17 locales cercanos al cruce de las calles Barcelona y Abraham González.

El pasado 12 de enero, montaron un nuevo operativo en la colonia Buenos Aires donde se detuvieron a dos personas por mostrar resistencia y fueron clausurados al menos 9 locales por no lograr demostrar la legalidad de la mercancía.

DECOMISOS

En el operativo de la colonia Juárez se decomisaron centenares de llantas y rines que se comercializaban en el lugar.

Durante el operativo en la colonia Juárez, no se dieron a conocer cifras, sin embargo, se informó que se trataba de miles de objetos ilícitos.

Finalmente, durante el operativo en la colonia Buenos Aires, se confiscaron 7 toneladas de autopartes robadas.

Imprimir