Nacional

TOMi7, un robot para dar clases con alta tecnología en escuelas rurales

Autónomo y fácil de utilizar, les brinda a los niños herramientas digitales y convierte una clase pizarrón en una experiencia interactiva

¿Se imagina a los niños de escuelas rurales interactuando con herramientas informáticas que serían la envidia de la mejor escuela privada? Eso es lo que están experimentando más de cuatro mil niños, en una centena de escuelas rurales mexicanas con el TOMi7, un pequeño dispositivo que permite a los profesores convertir cualquier superficie en una pizarra digital interactiva de primer mundo, sin necesidad de conexiones a internet y con un nivel de interactividad que sorprende.

Es el Tablero Óptico de Mando Interactivo, en su versión 7, “pero si le llamamos así pierde su encanto”, señala Jorge Antonio Alfaro Rivera e indica que el nombre de pila del pequeño artilugio educativo es TOMi7.

Alfaro es director general del Sistema Nacional de Desarrollo Profesional del SNTE, organismo que encabeza el proyecto digital que permite a los profesores rurales y a sus alumnos conectarse con el mundo más allá de sus pequeñas comunidades.

TOMi7 es presentado a Crónica.

Cautivar a los Niños. Es importante hablarles a los estudiantes en un lenguaje que ellos aspiren a dominar. El TOMi7 aprovecha la tecnología para que los maestros desarrollen su labor de forma atractiva, algo muy necesario en una época en la que los niños aprenden a otra velocidad, ven internet e irónicamente, llegan a encontrar difícil interesarse por el conocimiento que se les brinda en las aulas.

TOMi7 pesa sólo 500 gramos, es transportable y de uso fácil, es un CPU que puede guardar en su memoria todo lo necesario para impartir una clase. Todo lo que ya sabemos que sucede en la vida cotidiana en el aula, dice Alfaro, lo metimos en línea en este pequeño robot amigable. Proyecta en cualquier pared y el profesor interactúa con  lo proyectado. El robot tiene todo lo que el profesor requiere y puede proyectar a un tigre saltando desde la pared o un cerebro humano.

Alfaro Rivera explica que el TOMi7 hace ver a los pizarrones digitales (que cuestan más de 100 mil pesos la unidad) como algo del pasado y obsoleto.

Para el SNTE y el Sistema Nacional de Desarrollo Profesional (Sinadep) esto representa también un medio de equidad docente al poner a disposición de todos una herramienta que permite planear, pasar lista, dar la clase, evaluar, mostrar realidad aumentada y es actualizable.

Acorazado de bolsillo. En una sala laboratorio instalada específicamente para el encuentro, Crónica conoce a TOMi7. Alfaro Rivera explica que si el dispositivo es muy liviano es porque permite a los profesores rurales cargarlo en la mochila, y para los que bajan de pequeñas comunidades a la cabecera municipal cada 15 días, este viaje es aprovechable para actualizar su TOMi7. En esa cápsula se concentran tanto las clases más modernas para alumnos como los cursos de profesionalización para el maestro.

La Fundación del Sinadep optó por introducir este dispositivo a las escuelas rurales porque responde al acompañamiento y la oferta educativa con equidad para maestros, ya que no se les puede pedir algo que no se les ha dado, explica Alfaro. Los 157 cursos que caben en el TOMi7 permiten al maestro rural estar capacitado puntualmente.

En las escuelas rurales que han sido beneficiadas con tabletas o móviles para los estudiantes, TOMi7 convierte al salón en una cápsula de red informática local (intranet). Aún cuando el pueblo no tenga internet, los niños tienen conectividad a todo lo que guarda el TOMi7 a través de una señal WiFi.

Jorge Alfaro Rivera dice que el robot educativo provoca múltiples beneficios, desde acceso a conocimiento más amplio que el que pueden tener actualmente en su comunidad, pero que también está pensado para que aprendan a trabajar en equipo y que rompan el individualismo “que a muchos nos enseñaron con la educación tradicional”.

La meta a cinco años es que cada escuela y cada maestro en México cuente con el TOMi7 como apoyo de sus actividades escolares, y para eso primero hay que desarrollar las habilidades digitales en todos los profesores. El SNTE, en colaboración con la Universidad de Oviedo, España, inició un programa de capacitación a docentes indígenas y a la fecha cuenta ya con 88 de estos maestros que son “Tutores en Formación a Distancia” con Diploma.

Tomi-alianza. El TOMi7 encierra una historia de superación personal y gratitud; su creador, Juan Manuel Lopera, CEO de la Fundación colombiana Maestros que Inspiran, fue retirado del peligro de las calles (específicamente de integrarse al cártel de Pablo Escobar) gracias a que su mamá y un profesor lo sentaron frente a una computadora para educarlo. Ésa fue la semilla que hoy da como fruto el TOMi7.

Alfaro Rivera dice que el Sinadep busca aliados o fundaciones que puedan apoyar el programa de llevar a cada escuela mexicana el TOMi7, pues actualmente cada dispositivo tiene un valor de 12 mil pesos y puede ser más económico si se genera en volumen. Cualquier maestro puede comprarlo en las escuelas privadas, siempre y cuando se integren a la plataforma de desarrollo del Sinadep.

Gobiernos como San Luis Potosí y Sinaloa buscan cómo llevar el TOMi7 a sus aulas, mientras que Campeche acaba de adquirir 200 dispositivos.

El programa del TOMi7 continuará independientemente del resultado electoral de 2018, 700 mil maestros incorporados al Sinadep son una muestra de que los profesores quieren desarrollarse profesionalmente. Ahora tienen, como Luke Skywalker, un pequeño aliado robótico que revoluciona la manera de dar la clase en el aula.

Imprimir