Cultura

“Ludwik Margules fue un ser complejo, visionario y radical”: María Teresa Paulín

“El método de Ludwik Margules no es del todo innovador, pero sí lo es su estética que expone al actor como materia prima de la puesta en escena”, dice Teresa Paulín.

Hace falta conocer y reflexionar sobre el método de trabajo y la estética del director de teatro Ludwik Margules, como referencia de un teatro complejo y lleno de contenido, razón por la cual María Teresa Paulín realizó una investigación que presenta en el libro El teatro depurado y sin concesiones de Ludwik Margules.

En entrevista con Crónica, la investigadora relata que requirió cerca de cinco años para la realización del libro que en un principio fue escrito en francés como tesis doctoral en la Universidad de la Sorbona  (Francia), para luego ser traducido al español por la editorial Paso de Gato.

 “Hemos oído de Margules en la Ciudad de México, pero en los estados Margules no es conocido. Uno de los objetivos es rescatar su manera de trabajar: sus indicaciones, sus conceptos, sus estrategias,  como herramientas que no sólo servirán para estudiantes de teatro, sino para profesionales de las artes escénicas”.

María Teresa Paulín señala que era necesario emprender su investigación lo más pronto posible, de lo contrario sería más difícil recuperar información y testimonios, que fueron relatados por personalidades como Arturo Ríos, Ana Ofelia Murguía, Alejandro Luna, David Olguín, Hilda Valencia, Rodrigo Vázquez y Alejandro Navarrete, entre muchos otros.

“El libro no es una biografía, es una reflexión sobre su trabajo como guía y creador. Me interesaba que esta investigación no se convirtiera en un listado de información o un libro anecdótico porque no era este el objetivo”.

La egresada del Foro Teatro Contemporáneo declara que al inicio se cuestionó sobre la existencia de una metodología elaborada por Ludwik Margules, pregunta que la condujo a otras, como por ejemplo, si la metodología había generado su estética o viceversa.

“El método de Ludwik Margules no es del todo innovador, pero sí lo es su estética que expone al actor como materia prima de la puesta en escena. Su fortaleza radicaba en su dirección actoral, su capacidad de conducir al actor a habitar sus espacios desconocidos”.

Ludwik Margules (1933- 2006) no sólo fue un director de teatro, también fue pedagogo y generador de conocimiento, facetas que según Paulín, vale la pena conocer.

“Margules fue un hombre complejo, visionario, radical, de un rigor extraordinario. A pesar de la fuerte influencia que su experiencia de vida tuvo en su trabajo, su “folklore personal”, como él solía decir, fue trascendido en favor de sus creaciones”.

MÉTODO. Ludwik Margules dirigió más de 40 montajes, de los cuales, María Teresa Paulín eligió ocho, aquellos que le parecieron representativos y que de alguna manera ilustraban ciertas inquietudes estéticas del director.

“Margules quizá sea el director más complejo de Latinoamérica, se interrogaba sobre la conducta del hombre frente a los mecanismos de poder, con una visión nada esperanzadora. Era un director que ponía en escena muchas obras de dramaturgos extranjeros, algo poco común en el teatro mexicano”.

— ¿Cuáles son las virtudes de esta metodología?

— El método de Margules gira en torno a la transgresión, la cual permite generar conocimiento, puesto que el actor va más allá de sus límites, quedando al descubierto y exponiendo la complejidad de sus emociones. Actualmente, su metodología no está presente puesto que se le desconoce y en consideradas ocasiones Margules ha sido mal comprendido. Sobre todo por las nuevas generaciones quienes desconocen en qué consistía su método de trabajo o si existió tal.

El teatro depurado y sin concesiones de Ludwik Margules está dividido en cuatro partes: “El origen del teatro de Ludwik Margules”, “La concepción de la puesta en escena”, “Su método en la dirección de los actores”, y “La integración del público”, con los que Paulín busca reivindicar la figura y el legado del dramaturgo.

“Margules cuestionaba la conducta autodestructiva del ser humano, algunos directores se vuelven una copia de su propio trabajo, éste no fue el caso. En cada puesta en escena de Margules, había una búsqueda que iba de la mano con un reto estético, porque pensaba que no había creación si no había riesgo”.

El teatro depurado y sin concesiones de Ludwik Margules, de María Teresa Paulín, será presentado el 26 de enero, a las 19:00 horas en el Aula Magna José Vasconcelos del Cenart, por la autora, Lydia Margules, hija del director, acompañada de Hugo Wirth, subdirector de la editorial Paso de gato.

 

Imprimir