Mundo

Tras ejecutar al policía rebelde, Maduro humilla a su familia

Homenaje tras ser enterrado Óscar Pérez.

El gobierno venezolano enterró ayer el cuerpo del policía que se rebeló contra el régimen, Óscar Pérez y que murió el lunes pasado junto a seis compañeros, durante una emboscada de las fuerzas de seguridad a su campamento, operación que por la oposición fue calificada de ejecución.

Los restos mortales de Pérez, que según las actas de defunción murió como cinco de sus compañeros de un disparo en la cabeza, fueron traslados la madrugada del domingo al Cementerio del Este de Caracas procedentes de la morgue, donde familiares del también expiloto de la Policía científica habían reclamado el cuerpo toda la semana.

Como ya ocurriera ayer con José Díaz Pimentel y Abraham Agostini, dos de los integrantes del grupo que se alzó contra el gobierno de Nicolás Maduro, cuyos restos reposan en el mismo cementerio, las autoridades solo permitieron la entrada a la ceremonia a sus familiares más directos, en este caso a la tía y a la prima de Pérez.

“Fue un héroe”. Sobre la imposición de las condiciones del funeral se pronunció la prima de Pérez, Maryori Perdomo. “Como ellos tienen más rango que uno ellos son los que mandan. Ellos lo decidieron así y nuestra palabra no tuvo valor. Querían evitar que la población viniera a apoyarle”, dijo a periodistas en el camposanto.

“Toda Venezuela sabe quién es Óscar Pérez y qué quería para esta sociedad”, agregó la joven, que dijo que su primo fue “un héroe” que luchó por la “justicia”.

Perdomo denunció que se les prohibiera usar sus celulares antes y durante el entierro, y que se les negara el velatorio que pedían.

Una vez los militares que mantenían alejados del sepelio a simpatizantes y parientes menos cercanos de Pérez -cuya madre, esposa e hijos están fuera del país-, simpatizantes y otros familiares se desplazaron hacia el lugar de sepultura y lo cubrieron con una bandera venezolana y con ramos de flores.

Imprimir