Mundo

Visita de Pence a Israel mantiene la tensión al máximo con Palestina

Palestinos protestan contra la visita quemando un retrato de Pence en Belén.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, llegó ayer en la tarde, hora local, a Tel Aviv, como tercera y última parada de su gira por Oriente Medio, para una visita oficial de día y medio en la que no se reunirá con los palestinos.

Pence, que se mostró “comprometido con el proceso de paz” antes de iniciar el viaje, pese a que los palestinos han descalificado a Wa–shington como mediador desde el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí, centrará sus encuentros en “seguridad nacional y objetivos diplomáticos”.

Tras pasar por Egipto y Jordania, el vicepresidente comenzará su agenda mañana con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Luego tiene previsto intervenir en el Knéset, el Parlamento israelí.

Pence es percibido como uno de los mayores promotores del reconocimiento de Jerusalén como capital israelí y del recorte de los fondos a la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), que la Casa Blanca hizo efectivo esta semana generando aún más malestar entre los palestinos y su liderazgo, que califica estas medidas “como extorsiones”.

De hecho, el presidente palestino, Mahmud Abás, rechaza reunirse con Pence, como ya hizo en diciembre, cuando estaba inicialmente programado este viaje, y hoy viajará a Bruselas para participar en el Consejo de Exteriores de la UE, donde buscará que Europa reemplace el vacío en el liderazgo del proceso de paz que considera ha abandonado EU.

ACUSACIÓN. Netanyahu recriminó ayer a Abás esta actitud, y le espetó que “no hay alternativa al liderazgo de Estados Unidos”. “Quien no esté dispuesto a hablar con los estadunidenses, es que no quiere la paz”, añadió.

 

Imprimir