Mundo

Dos de cada tres activistas asesinados en 2017 eran latinoamericanos

El asesinato de Santiago Maldonado en Argentina fue uno de los más notorios del pasado año.

Un informe de la ONG Front Line Defenders revela que dos de cada tres activistas asesinados en todo el mundo en 2017 eran latinoamericanos. En concreto, el reporte cifra en 212 los casos de asesinatos registrados en la región, sobre un global de 312.

El caso es especialmente alarmante en Colombia y Brasil, países que concentran prácticamente tres de cada cuatro de estos asesinatos latinoamericanos. Según datos de Naciones Unidas, hasta el pasado 20 de diciembre, 105 activistas habían sido asesinados en Colombia, el 59 por ciento de ellos murió a manos de sicarios.

“La violencia contra los defensores de derechos humanos se intensificó a la par de las crisis políticas y económicas en Venezuela, Brasil, Guatemala, Paraguay, Honduras y Argentina”, remarca el informe de Front Line Defenders.

El documento señala que Brasil ha visto cómo la violencia contra activistas creció el año pasado, y cómo la policía ha participado en varias matanzas. Uno de los casos más graves ocurrió en mayo, cuando la policía asesinó a tiros a diez defensores del derecho a la tierra, y luego persiguieron y mataron a un superviviente, recuerdan.

El texto alerta que los ataques a activistas han aumentado en Brasil, en parte, por el auge de la ultraderecha, lo que se traduce, por ejemplo, en agresiones a defensores de los derechos LGBTI.

MÉXICO. Finalmente, la ONG alerta sobre el caso de México, que “fue testigo del mayor número de asesinatos de activistas ambientales y periodistas registrados en el país en los últimos años”.

En 2016 la ONG registró 217 asesinatos de activistas en la región, el 77 por ciento de un total de 281 en el mundo.

 

Imprimir