Catorce extranjeros muertos en ataque talibán a hotel en Kabul | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 21 de Enero, 2018

Catorce extranjeros muertos en ataque talibán a hotel en Kabul

Catorce extranjeros muertos en ataque talibán a hotel en Kabul | La Crónica de Hoy
El hotel Intercontinental de Kabul, tomado por los talibanes.

Alrededor de una veintena de personas, catorce de ellas extranjeras, murieron ayer en el asalto llevado a cabo la madrugada del domingo por un comando talibán al hotel Intercontinental de Kabul, que fue liberado ayer por las fuerzas de seguridad afganas tras más de doce horas de combates.

El portavoz del Ministerio afgano del Interior Nasrat Rahimi, confirmó que entre las víctimas mortales hay nueve ucranianos, un griego, un kirguís y tres extranjeros aún no identificados e indicó que la mayoría eran empleados de la aerolínea afgana Kam Air.

Sin embargo, una fuente de la aerolínea indicó que la compañía ha confirmado por ahora diez empleados extranjeros fallecidos, ocho de ellos ucranianos y dos venezolanos.

El portavoz de Interior indicó que además seis civiles afganos y 10 miembros de las fuerzas de seguridad resultaron heridos.

Huéspedes a salvo. Las fuerzas de seguridad rescataron a 151 empleados y huéspedes, 40 de ellos extranjeros.

Entre los fallecidos se encuentra el jefe del Directorio de Telecomunicaciones de la provincia afgana de Farah, que se encontraba en el hotel junto a sus homólogos de otras provincias para participar en una conferencia sobre tecnologías de la información, organizada por el gobierno de Kabul.

También se encuentra entre las víctimas mortales el cónsul general afgano en Karachi (sur de Pakistán), Waheed Poyan.

Víctimas seleccionadas. Los talibanes han reclamado la autoría del ataque a través de un comunicado de su portavoz Zabihullah Mujahid, quien precisó que sus combatientes identificaron “cuidadosamente” a sus víctimas y mataron a ciudadanos de los países “invasores” y miembros del gobierno afgano.

El ataque comenzó cuando un suicida se inmoló a la entrada del hotel, muy frecuentado por extranjeros, para dejar el paso libre a sus cinco compañeros, que penetraron cargados de armas, explosivos y chalecos listos para ser detonados.

 

Imprimir