El lodo en la política es usual, pero en México su uso es más primitivo, dicen analistas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 21 de Enero, 2018

El lodo en la política es usual, pero en México su uso es más primitivo, dicen analistas

El lodo en la política es usual, pero en México su uso es más primitivo, dicen analistas  | La Crónica de Hoy

La guerra sucia, ataques personales, simulación y calumnias llegaron para quedarse en las campañas... y el riesgo es la degradación de la democracia, alertan politólogos consultados por Crónica.

El doctor en Ciencia Política y actual investigador del Tecnológico de Monterrey, José Fernández Santillán, considera que el mejor antídoto es la confrontación de ideas.

El también colaborador de este diario señala: “el populismo se basa en alebrestrar los ánimos, los odios y miedos, eso ocurrió en EU donde se generó miedo contra los mexicanos y odios raciales. Todo esto (la polarización) lo que favorece es que la gente se siga desilusionando de la política”, detalla Fernández Santillán.

PRIMITIVOS. “Es cierto, este tipo de campañas llegaron para quedarse, la sociedad mexicana está dudosa, temerosa, y rechaza este tipo de violencia. Aún cuando hemos aprendido a vivir con ella en un clima de violencia, pero eso no significa que nos guste. Pero vamos a seguir viviendo así en un futuro inmediato”, asevera el polítólogo de la UNAM, Ulises Corona Ramírez.

Los mexicanos, agrega, detectamos y repudiamos la violencia, le corremos y una de las razones del abstencionismo en México es porque se genera violencia en las elecciones.

Las precampañas se han caracterizado por la falta de discusión, hay ocurrencias, derroche de ataques personales y simulación, y se mantendrá rumbo a la elección presidencial, coinciden los especialistas consultados. “Este tipo de guerra sucia o negra llegó para quedarse, es un fenómeno propio de las democracias muy antiguo. En México no lo hemos visto tanto, pero a lo que no debemos acostumbrarnos es a la violencia; a la larga la guerra negra la vamos a seguir viendo como parte de una selección de los candidatos”, asegura el también catedrático Edgar Ortiz

Explica que no hay diferencia con las campañas negras que se hacen en otras democracias más avanzadas, como Estados Unidos, Holanda, Alemania, donde recientemente se han realizado elecciones y augura que se mantendrán en México, porque hay un electorado que le gusta consumir este tipo de mensajes.

La única diferencia, agrega, es que “en México son más primitivas y la gente no está acostumbrada... por eso se le hace extraño”.

“Pero en otros países es muy común, porque en la política se da un proceso de trivialización. Somos muy conservadores, el elector mexicano es muy conservador, por eso vemos ese tipo de críticas a las campañas negras, pero si siguen presentes en el escenario político es porque hay gente a la que le gusta consumir ese tipo de propaganda y le interesa consumirla”, detalla.

¿ANARQUÍA? Para especialistas, como José Fernández Santillán, cuando la polarización y las divergencias entre partidos muy fuertes hacen fracasar a la democracia y, sin este principio, se genera anarquía en un país, lo que es un caldo de cultivo para que el crimen organizado saque beneficios de esa situación.

“La democracia no funciona donde las divergencias son muy fuertes y que no se puedan resolver por el diálogo. La democracia significa libertad, pero libertad sin orden es anarquía; eso lo están confundiendo los partidos que dicen: “yo puedo hacer lo que se me dé la gana”. En esa anarquía quien está sacando raja es el crimen organizado. Estamos viviendo en medio de la indefensión”, advierte.

Edgar Ortiz explica que la guerra sucia y el crimen organizado son fenómenos distintos, porque el narcotráfico, como tal, es una violencia sistemática con fines de aterrorizar a la población civil, mientras que la violencia en las campañas políticas tiene que ver con el hecho de que los partidos buscan prevalecer en determinados territorios o regiones del país.

Eso, agrega, si un grupo político está relacionado con un grupo criminal le puede dar mayor temeridad para realizar actos vandálicos o violentos, pero son hechos distintos.

De hecho al narco le conviene que haya un clima de paz, pues es un negocio y requiere de condiciones óptimas.

 

Imprimir