Sistema Penal Acusatorio, modelo aprobado - Israel Betanzos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 22 de Enero, 2018
Sistema Penal Acusatorio, modelo aprobado | La Crónica de Hoy

Sistema Penal Acusatorio, modelo aprobado

Israel Betanzos

Luego de año y medio de implementación en la Ciudad de México, el Sistema Penal Acusatorio demuestra las fortalezas de un modelo de impartición de justicia construido para dar certeza a implicados y víctimas de un delito. Por el contrario, las críticas vertidas contra éste hacen notar insuficiencias operativas que deben ser superadas por las autoridades locales.

El proceso judicial bajo este modelo se basa en cinco etapas: la investigación inicial, donde se abre el proceso por denuncia o querella a través de una carpeta de investigación, se gira orden de aprehensión y se lleva a cabo la audiencia inicial ante un juez de control; la investigación complementaria, donde se formula la imputación, se toma la declaración al imputado, se le vincula a proceso y cierra la investigación; la etapa intermedia, donde se formula la acusación, se presentan las pruebas e inicia el juicio oral; la etapa del juicio oral, donde se desahogan las pruebas en presencia de un juez, se presentan alegatos y cierra la sentencia; finalmente, la etapa de ejecución de la sanción.

La oralidad del proceso es el elemento más significativo y por el cual se conoce al Sistema PenalAcusatorio y por el cual se le diferencia del antiguo modelo inquisitorio, donde la opacidad de las pruebas y la discrecionalidad de los jueces eran la regla.

En caso de llegar a juicio, se establece la garantía de un verdadero estado de derecho al precisar un marco legal estricto en el que la transparencia y rectitud de las pruebas son las bases del proceso, pues éstas son revisadas en todas las etapas. Dichos elementos deben ser expuestos por la defensa y la parte acusadora ante el juez, quien se guía con la presunción de inocencia como premisa máxima para establecer la reparación del daño, medidas cautelares o sentencia.

Sin embargo, estas virtudes del proceso penal son eclipsadas por las críticas de quienes, incapaces de implementar el modelo, lo critican con el objetivo de señalarlo como ineficaz para así despojarse de cualquier responsabilidad.

Bajo este esquema, los elementos de policía deben garantizar el debido proceso al detener a una persona y hacer de conocimiento sus derechos, lo que debe suceder también en el Ministerio Público al permitirle el acceso a un abogado propio o de oficio. Así, el organismo puede iniciar la carpeta de investigación con los elementos de prueba que presentará ante el juez de control a modo de imputación a fin de que éste determine si se inicia el juicio contra el acusado.

Cabe destacar que organismos independientes como el Centro de Especialistas en Transparencia y Derecho Penal estiman que hasta el 90 por ciento de las pruebas presentadas bajo el modelo inquisitorio no resultaban suficientes para privar de la libertad a los imputados.

Desafortunadamente, la mayor parte de las insuficiencias operativas que son atribuidas como fallas del Sistema Acusatorio se encuentran en las dos primeras etapas. Es decir, la falta de preparación de las policías y agentes del Ministerio Público han devenido críticas erróneas contra el modelo de impartición de justicia que no es aplicado correctamente.

Muestra de ello es que el 70 por ciento de las quejas recibidas en la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México durante los últimos cuatro meses están relacionadas con fallas en la elaboración de carpetas de investigación, no con los juicios iniciados en el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

El ejemplo más conocido hasta el momento es el caso de Axel Arenas, quien fue señalado por las autoridades locales de homicidio, con base en elementos de prueba endebles que fueron rechazados por un juez de control al valorar las pruebas aportadas por la defensa, con lo que evitó así que este hombre fuera privado de la libertad injustamente.

Por tanto, las autoridades deben reconocer las virtudes del Sistema Penal Acusatorio y asumir la responsabilidad de capacitar permanentemente a los encargados de hacerlo valer, tal como ha hecho el Tribunal Superior de Justicia con la capacitación constante de sus jueces.

* Coordinador del Grupo Parlamentario del PRI en la ALDF

@IBetanzosMTD

Imprimir

Comentarios