Rodolfo González

La Zona Rosa está triste y desolada. Su vida comercial y habitacional es casi nula debido a las obras de rehabilitación que puso en marcha la delegación Cuauhtémoc, que encabeza. Gracias a su tardanza, el comercio establecido ha tenido pérdidas por 30 millones de pesos; además de que 60 locales cerraron de manera definitiva al no poder solventar la nómina y gastos de operación, con lo que se han perdido importantes fuentes de empleo. Un incumplimiento costoso que deja mal parada a la autoridad.

 

Imprimir

Comentarios