Papa y abusos sexuales - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 23 de Enero, 2018
Papa y abusos sexuales | La Crónica de Hoy

Papa y abusos sexuales

Wendy Garrido Granada

El Papa Francisco parece no haber recibido la suficiente iluminación divina para atender los casos de abusos sexuales a menores de edad, por parte de clérigos de la iglesia católica.

Hace unos días, durante su visita a Chile, defendió nuevamente al obispo de Osorno, Juan Barros, acusado por asociaciones de víctimas de haber encubierto al sacerdote Fernando Karadima, quien fue hallado culpable por el propio Vaticano de pederastia en 2011 y simplemente se le prohibió ejercer como sacerdote y “retirarse a una vida de oración y penitencia”.

El pontífice dijo que “no hay una sola prueba en su contra. El día que traigan una prueba voy a hablar. Todo es calumnia”. Una de las víctimas le respondió a través de un tuit en tono irónico: “¡Como si uno hubiese podido sacarse una selfie o foto mientras Karadima me abusaba a mi o a otros con Juan Barros parado al lado viéndolo todo!”(sic).

El día de ayer, Bergoglio pareció rectificar, pidiendo perdón por haberles pedido públicamente pruebas del encubrimiento del cual es acusado el obispo. Pero siguió insistiendo que no hay evidencias, pues aseguró “que ninguna de las víctimas que acusa al obispo llevó sus señalamientos al Vaticano”.

No hay que olvidar que en México sucedió un escándalo parecido con los Legionarios de Cristo, en el cual el fundador de la congregación, Marcial Marcel abusó sexual y psicológicamente de decenas de menores durante años.

A principios del año pasado se lanzó un libro llamado Le perdono, padre, de Daniel Pittet, quien fue violado durante cuatro años, más de 200 veces por un padre capuchino y a punto de cumplir sesenta años lo perdonó. La publicación, con prólogo del Papa Francisco, fue vendida como una historia de superación, de sanación, de la capacidad que tenemos de perdonar, de resistir y soportar. Sin duda un libro que pretende la absolución de los sacerdotes violadores.

La Iglesia Católica no ha respondido realmente a la pederastia, y pese a que el Papa Francisco se comprometido a  la “cero tolerancia” y publicó una ley contra el abuso sexual por parte de los clérigos, en el que autoriza separar del cargo a sacerdotes negligentes, que encubran este tipo de casos, sólo serán sometidos a un proceso administrativo y no penal.

Es decir, la Iglesia Católica seguirá en un golpeteo de pecho eterno, mientras que las víctimas tienen que encontrar el perdón y el olvido a través de oraciones. Porque al parecer los sacerdotes pederastas y violadores no son iguales a los pederastas civiles. Ellos pueden quedar impunes y buscar la salvación de su alma en rezos, los otros tienen que enfrentar la justicia real.

Sería el momento adecuado en que esa separación que siempre se ha buscado del Estado y la Iglesia se cumpla también para estos casos. Los abusos sexuales perpetrados por eclesiásticos requieren investigaciones formales de la justicia en todos los países. No puede ser posible que la Iglesia siga teniendo “la facultad de investigar para su propio fin” y bajo sus propias reglas que de divinas y espirituales no tienen nada. Son humanas y terrenales como los delitos que cometieron y cometen sus sacerdotes.

¡El clérigo debe dejar de tener fe en su impunidad!

@wendygarridog

wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios