Temer descarta que el juicio a Lula afecte la estabilidad de Brasil | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 23 de Enero, 2018

Temer descarta que el juicio a Lula afecte la estabilidad de Brasil

Temer descarta que el juicio a Lula afecte la estabilidad de Brasil | La Crónica de Hoy

El jefe de Estado de Brasil, Michel Temer, descartó que el juicio por corrupción al que será sometido mañana el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y que puede dejarlo fuera de las elecciones presidenciales de octubre, en las que figura como favorito, pueda afectar la estabilidad del país.

"No creo que vaya a generar algún malestar. Se trata de un evento natural", afirmó el mandatario en declaraciones a periodistas brasileños al desembarcar en Zúrich y antes de dirigirse hacia Davos para participar en el Foro Económico Mundial.

El gobernante aseguró que el juicio, con independencia del resultado, no transmitirá ningún mensaje de inestabilidad política en Brasil, aunque admitió que puede robarle protagonismo a su intervención en Davos, también prevista para mañana miércoles.

"Es algo natural. Lo único que significa es una cosa: que las instituciones brasileñas están funcionando, y funcionando con toda tranquilidad, lo que, naturalmente, le da mucha seguridad a quien quiera invertir en Brasil", afirmó.

La octava sala del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4) juzgará este miércoles si mantiene o revoca la condena a nueve años y medio de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero que le fue impuesta al exmandatario en primera instancia en una causa relacionada con la trama de corrupción destapada en la estatal Petrobras.

El juicio se presenta como decisivo pues en caso de ratificar o incluso aumentar la pena, Lula, que ha manifestado su intención de competir de nuevo por la Presidencia de Brasil y que encabeza todos los sondeos de intención de voto, podría ser impedido de participar en las elecciones de octubre.

La legislación brasileña, además, establece que un condenado en segunda instancia no tiene derecho a libertad condicional, por lo que Lula podría ser encarcelado cuando agote los recursos judiciales para intentar revertir la posible condena.

El juicio ha provocado oscilaciones en el mercado bursátil brasileño ante el temor de los inversores de que una posible absolución fortalezca electoralmente a un dirigente que amenaza con frenar las reformas económicas promercado promovidas por el actual Gobierno.

El proceso judicial, además, se produce en el marco de protestas en todo Brasil de movimientos sociales y sindicatos que califican como un "fraude" la posibilidad de que una condena pueda dejar por fuera de la disputa presidencial al actual líder en todos los sondeos.

En los últimos días, el clima político se ha calentado con declaraciones altisonantes de líderes de partidos de izquierda, que descartan buscar una alternativa a la candidatura de Lula.

La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), la senadora Gleisi Hoffmann, llegó a decir que "para arrestar a Lula, van a tener que matar gente".

En una entrevista al diario Folha de Sao Paulo, Temer dijo esta semana que prefería que Lula fuese "derrotado políticamente" y no inhabilitado por la Justicia porque, en su opinión, su "victimización" no es buena ni para el expresidente ni para el país.

Imprimir