Ciudad

Prevén mayores contingencias ambientales a partir de febrero

La Comisión Ambiental de la Megalópolis reconoció que se prevén riesgos mayores de contingencias que en 2017, cuando hubo once días con niveles muy elevados.

Foto: Cuartoscuro

A partir de la segunda quincena de febrero ocurrirán contingencias ambientales por ozono y se prevé que ésta temporada sea más severa que la del año pasado, señaló Martín Gutiérrez Lacayo, coordinador ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe).

En conferencia de prensa, Gutiérrez Lacayo dijo que, de acuerdo con la OMS, en 2017 ocurrieron 21 mil relacionadas con la mala calidad del aire, en tanto que en 2016 fueron unos 25 mil decesos, de los que nueve mil sucedieron en el Valle de México.

"Son sistemas que establece la Organización Mundial de la Salud, con todo el sistema de salud, de qué padecimientos son, cómo se asocian, porque no quiere decir que la contaminación te está matando de por sí, sino va degenerando el sistema respiratorio y va dando mayor riesgo a ese tipo de padecimientos y muertes", dijo el Coordinador.

Respecto al 2018, indicó que "esperamos una temporada anticipada en febrero, los primeros ozonazos, los primeros incrementos los prevemos en la segunda semana de febrero, en la semana del 15.

"Una temporada más corta, pero con riesgos de tener muchos días de mala calidad en ozono".

Añadió que la calidad del aire dependerá de los sistemas climáticos.

"Ahorita lo que vemos es un febrero seco, donde se nos puede anticipar una primera contingencia en la semana del 15 (de febrero) y posteriormente, si las condiciones continúan en términos climáticos, podríamos ver escenarios de riesgo todavía a finales de febrero, abril, y mayo ya lo veríamos diferente".

Enfatizó que este año se prevén riesgos mayores de contingencias que en 2017, cuando hubo once días con niveles muy elevados.

Destacó que el número de contingencias por ozono en 2016 se registró el más alto.

Ese año, añadió, se registraron los mayores escenarios de contingencia debido a que para ese entonces la precontingencia no servía.

"Eran llamados a misa, no había un esquema de política pública, por eso se eliminó y se bajó el umbral.

"Si no lo hubiésemos bajado no hubiésemos tenido las 16 contingencias que tuvimos y no hubiéramos tenido precontingencias y sólo tres contingencias", refirió Gutiérrez Lacayo.

Además se llegó al nivel más alto de concentraciones en los últimos 14 años: 206 partes por millón.

Eso, dijo,  llevó a adoptar medidas específicas para que no volviera a suceder.

En 2017, añadió, a pesar de tener condiciones climáticas desfavorables, se adoptaron medidas a nivel federal y local, que permitieron controlar el nivel de daño.

"Tuvimos un 2017 mejor de lo que esperábamos, en términos de concentraciones y, obvio, en número de contingencias; sí tuvimos una contingencia muy larga, pero fue por esas condiciones estacionadas del sistema de alta presión por arriba, la parte alta de los cinco mil 910 metros, que fue lo que nos ocasionó ese problema", expresó.

En la conferencia, Alberto Hernández Unzón, coordinador general del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) dijo que en este mes de enero los días serán más fríos, pero también más secos de lo normal.

Hasta el momento ha habido 24 frentes fríos y se espera tener en la temporada, que termina con  el mes de abril, unos 50 frentes fríos, en promedio.

Se prevé además tener unas diez tormentas invernales.

"Para el mes de febrero se espera un poco más seco del promedio; normalmente febrero es de los meses típicamente más secos del año.

"El trimestre enero, febrero marzo es el periodo más seco en todo el territorio nacional, y se va a reaccionar incluso un poco más seco del promedio", indicó.

Para marzo las condiciones climáticas serán normales, con algunas precipitaciones pluviales, y en ocasiones fuertes ráfagas de  viento, en tanto que en abril se prevén lluvias por arriba de lo normal, pero en mayo se prevé la ocurrencia de lluvias de manera normal.

havh

Imprimir